Madrid instalará 46 cámaras en los puntos del centro con más delitos

La Comisión de Videovigilancia autoriza su colocación antes de otoño

Una cámara de vigilancia en la calle Zaragoza de Madrid.
Una cámara de vigilancia en la calle Zaragoza de Madrid.Claudio Álvarez

El Ayuntamiento ha salvado el primer escollo para la instalación de 46 nuevas cámaras de vigilancia en el distrito de Centro de la capital. La Comisión de Videovigilancia ha dado el visto bueno a la colocación de estos ojos electrónicos, por lo que el Consistorio ya puede iniciar los trámites para comprarlas, según fuentes judiciales. El Ayuntamiento tiene previsto que los nuevos dispositivos puedan entrar en funcionamiento antes de otoño, explican fuentes municipales.

La Comisión de Videovigilancia, a cuyo frente está el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira, está formada por un representante de la Fiscalía, además de la Abogacía del Estado y un representante del Cuerpo Nacional de Policía y otro de la Guardia Civil, entre otras personas. Lo que se encarga de ver en esta primera instancia este organismo es si la petición cumple con los requisitos legales necesarios. Entre ellos, que esté justificado una medida tan restrictiva de la intimidad y la propia imagen. En este caso, se suele justificar con el número de delitos y faltas cometidos en los lugares en los que se quieren colocar las videocámaras. 

En la actualidad, hay 147 dispositivos repartidos por toda la capital

El documento presentado por el Ayuntamiento de Madrid fue remitido a mediados de marzo a la Delegación de Gobierno, que es la encargada de presentarlo a la comisión. Esta se reunió el pasado 16 de junio y dio el visto bueno a este primer paso. El control no se limita a esta autorización. Una vez que estén colocadas las cámaras, la propia comisión hace una visita in situ a las zonas donde estén colocadas. También suelen acudir al centro en el que se recepcionan las imágenes para comprobar que estén controladas en todo momento y que no hay posibilidad de eventuales fugas tanto en la transmisión como en el almacenamiento.

La traba que suelen poner los responsables de la comisión es que se utilice algún sistema informático que impida la grabación de las cámaras en domicilios privados o que se entrometan en comercios. En estos casos, al tratarse de cámaras móviles tipo Domo, que permite una visión de 360 grados, se introducen algoritmos en el programa que permita moverlas sin vulnerar la intromisión ilegítima en la intimidad de los particulares que residan en la zona.

El Ayuntamiento
ha destinado 600.000 euros para su colocación
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Las nuevas cámaras estarán repartidas por los alrededores de la plaza Mayor (nueve), que se sumarán a las ya existentes en este recinto. Las 37 restantes se repartirán por la Puerta del Sol, las calles de Preciados, Princesa, Gran Vía y Arenal, y las plazas de Isabel II, de Santo Domingo, de España, de los Cubos, Callao y Carmen, entre otros puntos. El Ayuntamiento ha destinado 600.000 euros para su instalación. Fuentes municipales destacaron que los puntos se han elegido en función de los delitos y de las faltas registrados en estos puntos.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, señaló durante la presentación de la solicitud de nuevas cámaras que las que ya estaban instaladas habían incrementado “la percepción de seguridad”, por lo que eso les llevaba a extenderlas por el centro de la ciudad. Las imágenes se recibirán en el centro de control que tiene la Policía Municipal. Estarán guardadas durante un plazo máximo de una semana, tras lo cual se borrarán de manera automática. La forma utilizada suele ser grabar encima de las más antiguas.

Las imágenes
se guardarán
siete días antes
de ser borradas

Solo podrán utilizarlas en caso de que las requiera la autoridad judicial o policial, es decir, cuando se haya producido una infracción penal que haya quedado registrada por las videocámaras. El acceso a los fotogramas solo estará en manos de muy pocas personas autorizadas y registradas.

La comisión de videovigilancia también dio el visto bueno a que sigan funcionando las 147 cámaras de que ya dispone el Ayuntamiento de Madrid repartidas en cuatro zonas de la capital, según informaron fuentes judiciales. De ese número, 12 se encuentran en el Museo de Escultura al Aire Libre, en el paseo de la Castellana. Este fue el primer espacio que contó con videocámaras, al producirse reiteradas agresiones a las obras allí expuestas. Otras 48 están instaladas en el entorno de Lavapiés y de la zona de Embajadores. La plaza Mayor y los alrededores disponen de 28 ojos electrónicos, mientras que el entorno de Gran Vía y la calle de la Montera se reparten 31 dispositivos de videovigilancia.

Se refuerza de forma especial la zona comercial situada entre Sol y Gran Vía

“Está demostrado que su instalación supone que se reduzca un mínimo de 10% las incidencias y los requerimientos a la policía”, destacó el concejal de Seguridad y portavoz municipal, Enrique Núñez. Fuentes policiales aseguraron que su puesta en funcionamiento implica siempre un factor de disuasión y que los delincuentes, en su mayoría carteristas y descuideros, suelen desplazarse o merodear lugares en los que no existen estos dispositivos digitales. También recalcaron el efecto de seguridad que supone en el ciudadano y, más concretamente, en el turista. “Si queremos que se lleve una visión agradable de la ciudad, hay que evitar por todos los medios que sufra un delito, en especial, los robos, que es a lo que están más expuestos”, destacaron estas fuentes.

Con estas nuevas cámaras, habrá en el cogollo de Centro más de un centenar, por lo que habrá pocas calles importantes que no estén controladas a distancia.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS