Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACCIDENTE DE TRÁFICO EN COX

La Guardia Civil baraja el reventón de rueda del camión como causa del choque

Los pasajeros de la furgoneta que colisionó iban al aeropuerto de Manises para volar a Rumanía

La ministra de Trabajo de Rumanía, Rovana Plumb, consuela a familiares de los fallecidos en el instituto anatómico forense de Alicante. Ampliar foto
La ministra de Trabajo de Rumanía, Rovana Plumb, consuela a familiares de los fallecidos en el instituto anatómico forense de Alicante.

Las víctimas del accidente que se cobró al menos ocho muertos el martes en la autovía A7 a la altura de Cox habían contratado en Roquetas de Mar (Almería) un servicio de traslado hasta el aeropuerto de Valencia, donde al menos algunos tenían previsto coger un avión a Rumanía. La empresa Pablotrans, con la que contrataron el servicio, asegura que habían comprado ocho billetes, aunque fuentes de la Guardia Civil aseguran que los pasajes comprados eran nueve pero una persona, a última hora, no se presentó. Hasta el momento, se han contado ocho víctimas mortales incluyendo al conductor de la furgoneta, que puso la propia empresa y que era un joven de 21 años. Las investigaciones barajan el posible reventón de una rueda del camión como causa del siniestro.

Entre los fallecidos se encuentra un matrimonio con sus dos hijos (un niño y una niña de seis y siete años de edad); una asistenta médica de 51 años que volvía a Rumanía después de pasar en España 22 días de vacaciones; un joven que viajaba a Rumanía para casarse; el conductor del vehículo y otra persona que no ha sido identificada.

Rumanía confirma que las víctimas iban a tomar un vuelo al país balcánico

En el tanatorio Siempreviva de Alicante, Florina Platón, familiar de la asistenta médica fallecida, ha explicado este miércoles que la mujer, casada, había venido a Roquetas de Mar a visitar a su hija de 29 años, trabajadora agrícola en invernaderos de la zona. La mujer viajaba a la ciudad de Timisoara, donde hoy tenía previsto comenzar a trabajar.

Algunas personas presentes en el tanatorio han explicado que uno de los fallecidos, Ovidium, rumano de 26 años con residencia en Roquetas de Mar, viajaba a Timisoara para casarse con su novia que llevaba unas semanas en la ciudad organizando los preparativos. Sus conocidos han detallado que el fallecido era camionero, tenía residencia legal en España y que había seguido los pasos de sus dos hermanos mayores, también profesionales del transporte.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rumanía ha confirmado este miércoles que los ocho fallecidos son ciudadanos rumanos que se disponían a tomar un vuelo de la compañía de bajo coste Wizzair a las 21.40 con destino al país balcánico, según la información de los familiares y las comprobaciones llevadas a cabo en el aeropuerto de Valencia.

El conductor del camión, de 46 años, se encuentra estable en la UCI del hospital de Alzira

Una delegación consular de Castellón y otra de la Embajada de Rumanía en Madrid se desplazaron ayer al lugar del siniestro y al tanatorio de Alicante que acogió los cuerpos para atender a los familiares y prestar su colaboración en la repatriación.

La identificación de los cadáveres ha de realizarse mediante pruebas de ADN, lo que retrasará el proceso, aunque fuentes del Instituto Anatómico Forense de Alicante señalaron que se acelerará todo lo posible.

El conductor del camión involucrado en el accidente, de 46 años, ha sido trasladado del hospital de la Vega Baja al hospital de La Ribera, en Alzira, donde se encuentra en estable en la Unidad de Cuidados Intensivos. El hombre declaró ayer ante la policía y no se descarta que hoy lo haga de nuevo. En la tarde del martes, un equipo de expertos en reconstrucción de accidentes de la Guardia Civil acudió al lugar del siniestro para comenzar la investigación.

Cruz Roja ha desplegado un operativo de ayuda psicológica a las familias

El reventón de un neumático del camión pudo ser la causa del accidente según las hipótesis que barajan los investigadores. Jairo Torres Muñoz, jefe interino de tráfico de la Guardia Civil en la Comunidad Valenciana, ha explicado que la información de la que se dispone es todavía circunstancial ya que la investigación está abierta.

El accidente tuvo lugar a las 16.40 en el punto kilométrico 538, a la altura del municipio de Cox, cuando el camión invadió la parte izquierda de la calzada y colisionó con la furgoneta. El choque provocó explosiones y las llamas carbonizaron los cuerpos de las ocho víctimas.

Aunque ya se van conociendo algunas de las identidades de los fallecidos -tres varones, tres mujeres, una niña y un niño-, los forenses trabajan desde primeras horas de esta mañana para confirmar la identidad de los ocho cuerpos recuperados. Al Instituto Anatómico Forense, ubicado en la ciudad de Alicante, han comenzado a llegar familiares de las víctimas para someterse a las pruebas de ADN.

Cruz Roja ha desplegado un operativo de ayuda psicológica integrado por cinco personas para atender a estas familias. También se ha desplazado hasta el Instituto Anatómico Forense el cónsul de Rumanía en Castellón y un equipo consular para atender a los familiares de las víctimas y prestar su colaboración en la repatriación de los cadáveres.