Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iceta diseña una ejecutiva que jibariza a los críticos del PSC

El nuevo líder socialista reitera que “no sobra nadie y falta mucha gente”

La nueva dirección del PSC, en la clausura del congreso.
La nueva dirección del PSC, en la clausura del congreso.

Miquel Iceta pretendía una ejecutiva del PSC que no tuviera más de 25 miembros, pero no lo ha logrado y habrá 44 personas. Él mismo reconoció en la clausura del congreso extraordinario que le gustaba más la primera idea, aunque ha tenido que atender a “todas las peticiones del territorio”.

El sector crítico del PSC, con todas sus sensibilidades, ha sido reducido de manera considerable. Sólo han sobrevivido Àngel Ros, alcalde de Lleida y presidente del PSC, y el incombustible Dani Font, secretario de innovación política.

De la ejecutiva que formó Pere Navarro hace dos años y medio en un esfuerzo de síntesis han sido eliminados las diputadas catalanistas Marina Geli, Rocío Martínez Sampere así como Joan Ignasi Elena; el exalcalde de Flix y el de Reus, Marc Mur y Lluís Miquel Pérez, respectivamente; la exdiputada Laia Bonet, así como el exconcejal de Barcelona Jordi Martí y exdirigentes como Jordi del Río o Fabià Mohedano. Estos tres últimos ya se han ido del PSC, mientras que otros aún continúan e incluso acudieron ayer al congreso.

Iceta minimizó las bajas, que se cuentan por miles de militantes y decenas de cargos públicos. “Alguien se ha sorprendido por ver tantos socialistas juntos. Se creían que estaban en otro sitio, pero están aquí”, dijo con sorna.

En la nueva ejecutiva, que fue votada por el 86,3% de los delegados, se mantienen dirigentes tan identificados con el aparato como Josep Maria Sala (ciudadanía y diversidad), la exdiputada Lídia Santos (reformas institucionales) o los diputados Jordi Terrades (medio ambiente) y Joan Rangel (política económica). Por el contrario, no repiten dirigentes tan afines a la calle de Nicaragua como el alcalde de Granollers, Josep Mayoral, o los diputados Ferran Pedret y Esperança Esteve.

Iceta mantiene a Antonio Balmón como responsable de coordinación institucional y ha diseñado un secretariado de 14 personas con la vista puesta en las elecciones municipales, del que forman parte siete alcaldes, dos concejales de Barcelona y un alcaldable (Jaume Collboni). La ejecutiva, además, incluye ocho secretarios adjuntos de política municipal procedentes de distintas comarcas.

Entre las incorporaciones relevantes figuran el exdirector general del Liceu Joan Francesc Marco (secretario de cultura) o Enric Casas ( comunicación y acción electoral) y que fue jefe de gabiente de Jordi Hereu.

Pese a los cambios, el nuevo líder del socialismo catalán insistió en que “en el PSC no sobra nadie, sino que falta mucha gente” y llamó a “recuperar a los que se han ido y acercar a los que se han alejado”. Con todo, advirtió que el código ético del que se dotaron los socialistas hace años vincula a todos los cargos del partido y que han de respetarse las decisiones que toma la dirección.