Trias logra el ‘sí’ del PP para ampliar el centro comercial La Maquinista

Los dueños podrán construir además 400 viviendas gracias a una recalificación

La Maquinista va camino de subir de nivel y dejará de ser un centro comercial para convertirse en un nuevo barrio del distrito de Sant Andreu. Gracias a un acuerdo entre CiU y el PP, el entorno del centro comercial se llenará de viviendas, tendrá nuevos equipamientos como escuelas y polideportivos y, sobre todo, nuevas tiendas. La mayoría de estas construcciones se levantarán sobre el suelo propiedad del centro comercial (donde actualmente estacionan los vehículos) que se tendrá que recalificar, ya que actualmente está destinado a uso industrial.

El proyecto cuenta con la oposición de las asociaciones de vecinos y de comerciantes de los distritos afectados (Sant Andreu y Sant Martí) y también con la del PSC, ICV-EUiA y ERC.

La idea inicial llegó a propuesta del Gobierno de Xavier Trias que durante meses ha buscado el acuerdo con el PP para conseguir la mayoría del pleno municipal que permita aprobar la ambiciosa transformación. Finalmente, el texto pactado con los populares rebaja las pretensiones iniciales de Trias: de los 45.000 metros cuadrados que se tenían que convertir en suelo comercial para ampliación de La Maquinista, se ha pasado a 30.000 y las 600 viviendas que se autorizaba a construir a la empresa propietaria se han rebajado hasta 400.

Además, en el solar que se encuentra en la otra parte de la calle Potosí, se construirán nuevos equipamientos que no estaban previstos en el proyecto inicial (como un instituto, una guardería y un polideportivo) y 150 pisos de protección oficial.

“El nuevo proyecto es mucho mejor que el anterior, porque se reduce la superficie edificable y se crearán nuevos equipamientos públicos que no estaban previstos, de manera que la ciudad saldrá ganando”, valoró ayer Eduardo Bolaños, concejal del PP.

Toda esta recalificación del suelo industrial a uso comercial y de vivienda aumentará su valor generando un gran beneficio a sus propietarios, la multinacional holandesa Unibail-Rodamco. Para compensar, deberán pagar a la Administración el 10% de este beneficio, tal y como fija la ley. La cifra aportada según este cálculo es de seis millones de euros. El dinero ingresado servirá para desencallar la construcción de la escuela La Maquinista, que lleva seis años en barracones y que la Generalitat ya ha anunciado que no va hacer.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El presidente del grupo municipal de ICV-EUiA, Ricard Gomà, consideró un “chantaje inaceptable” que la construcción de la escuela dependa de la ampliación del centro comercial, utilizando el mismo término que emplearon los vecinos y comerciantes el lunes, en la presentación de la plataforma que luchará para evitar que este “pelotazo”, según sus palabras, se lleve a cabo. El PSC también criticó el acuerdo, así como Jordi Portabella (ERC), que denunció que “pone en riesgo el modelo comercial de la ciudad”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS