Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solo un 5% de los maltratadores con condenas leves reincide

La Audiencia de Alicante destaca la eficacia de los cursos de reeducación para los penados

Empezó siendo una iniciativa pionera, que algunos cuestionaron. Pero tras diez años de obligar a los condenados, a menos de dos años de cárcel, por malos tratos a realizar unos cursos se ha logrado evitar que la mayoría siga pegando o maltratando a sus parejas.

Solo el cinco por ciento de los condenados por maltrato que han asistido a los cursos de reeducación impartidos en los últimos diez años en la Audiencia de Alicante ha reincidido, y la mayoría de ellos ha sido por quebrantar la orden de alejamiento sobre la víctima, pero no por volver a agredirla.

El presidente de la Audiencia, Vicente Magro, presentó este viernes los resultados del programa de reeducación para maltratadores condenados por delitos relacionados con la violencia de género. Durante esta última década 2.640 condenados por violencia de género a los que los jueces habían suspendido la pena al ser esta inferior a dos años y carecer de antecedentes penales han realizado estos cursos.

Del total de maltratadores que han participado en este programa en los diez últimos años, 64, lo que supone únicamente el cinco por ciento, han reincidido, la mayoría de ellos por vulnerar la orden de alejamiento sobre la víctima, según Magro, quien ha precisado que, en ningún caso, el delito asociado a la reincidencia había sido por violencia grave o femicidio.

Magro considera "realmente espectacular" este dato, ya que no preveían inicialmente lograr ese porcentaje. "Esto demuestra que la reeducación es muy eficaz". El estudio de estos diez años, además, rompe mitos o estereotipos sobre el perfil del agresor.

Mitos que se rompen

Del total de maltratadores que han hecho estos cursos, 2.347 eran europeos (89%); 191, latinoamericanos (7%); 82, norteafricanos (3 %); once, africanos subsaharianos (1 %), y nueve, asiáticos (1 %). Con estos datos, según Magro, se "rompe el mito que existía" según el cual "el extranjero era uno de los que con mayor medida cometía el delito de maltrato", por cuanto la mayoría de los condenados que han seguido los cursos de reeducación -un total de 2.119- tenía nacionalidad española.

De promedio, la edad de los asistentes es de 41 años, entre los 18 y los 76 años, lo que revela, ha señalado Magro, que el delito de violencia de género se da en "cualquier edad, incluso en edades jóvenes". Además, según ha asegurado, este tipo de delitos no es "patrimonio de una clase baja o media", dado que al programa han acudido desde quien se encuentran en situación de exclusión social hasta aquellos que disfrutan de una buena posición social y profesional.

La estadística revela también que el 60% del maltrato ha ocurrido dentro del matrimonio; el 25%, en el seno de una relación análoga con la convivencia, y el 15%, dentro de un vínculo de noviazgo o similar sin convivencia habitual.

En cuanto al tipo penal de los condenados, el 60% se debe a agresiones leves; el 30%, a amenazas leves, y el 10% (alrededor de 264 condenados), a maltrato psicológico no habitual. El maltrato tampoco está ligado al consumo de alcohol o de drogas. Cuatro de cada cinco agresores que han pasado por los cursos (más del 80%) no consumen ninguna de estas sustancias que "no son un elemento relevante en el delito del maltrato", según Magro. El presidente de la Audiencia de Alicante ha remarcado que el 88% de los penados valoran el programa de reeducación de "forma positiva o muy positiva".

Sobre la eficacia de estos cursos, Magro ha opinado que "seguro que muchos" de los 2.640 maltratadores que han participado en ellos "hubieran reincidido".

La reincidencia se elevó al 15 % el año pasado entre los maltratadores que cumplen condenas por delitos graves de violencia machista en las cárceles del país y que han asistido a estos cursos en las prisiones.

Los cursos de reeducación que se imparten en la Audiencia de Alicante tienen una duración de nueve meses -se quiere ampliar a diez en 2015-, con una frecuencia de dos veces por semana, y a ellos se han incorporado, dentro de un programa piloto, internos del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Alicante que han cometido un delito por violencia de género.

Más información