Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El metro de Málaga entrará en servicio el 30 de julio

Los primeros tramos de la línea 1 y 2 se abrirán con cinco años de retraso

Elena Cortés, este viernes en el metro de Málaga. Ampliar foto
Elena Cortés, este viernes en el metro de Málaga.

Los primeros tramos del metro de Málaga, un trazado en forma de uve que conecta la Universidad y el pabellón de deportes Martín Carpena a través de un intercambiador ubicado en las inmediaciones de la estación de trenes, entrarán en servicio el próximo 30 de julio. Lo ha anunciado este viernes la consejera andaluza de Fomento, Elena Cortés, durante una visita a la capital malagueña para presentar la Oficina de Atención al Viajero del suburbano, acto en el que ha estado acompañada por el alcalde, Francisco de la Torre.

Este medio de transporte arrancará con cinco años de retraso y un sobrecoste importante en las obras. Hace algo más de una década se calculó una inversión de unos 350 millones de euros y los trabajos ejecutados se mueven ya por los 650 millones. Los kilómetros que faltan elevarán la factura hasta 800 millones de euros. Además, su apertura es parcial y de momento no llega al centro de la ciudad. Los dos ramales equivalen al 81% de toda la infraestructura (12 de los 14,8 kilómetros previstos para toda la red) y ahora mismo dispondrá de 17 de las 23 estaciones dibujadas en el trazado completo.

De esos 12 kilómetros, nueve discurren soterrados y hay tres en superficie a partir de la Universidad. El proyecto ha sufrido variaciones de calado respecto a su concepción original. Ahora se dirigirá hacia el centro bajo tierra, pero llegará solo hasta mitad de la Alameda, no seguirá en dirección este hasta La Malagueta. A cambio de ese recorte, se construirá una línea en superficie hacia el norte. Toda la red tendrá forma de equis.

Málaga será, tras Sevilla, la segunda capital andaluza con suburbano y la sexta de España. La demanda de viajeros para este año, teniendo en cuenta que se limitará a cinco meses, es de 2,5 millones. La cifra irá aumentando progresivamente con la puesta en marcha de más kilómetros hasta alcanzar, según las previsiones, los 20,7 millones de usuarios con toda la red operativa. En teoría eso debe ocurrir en 2018. El precio del billete será de 1,35 euros, aunque el uso de una tarjeta recargable rebajará esa cantidad hasta los 82 céntimos.

La historia del metro de Málaga, que se ha topado de lleno con la crisis, ha estado jalonada a lo largo de los años de disputas enconadas entre el Ayuntamiento y la Junta. Si se hubiera cumplido el calendario diseñado inicialmente, el suburbano tendría que haber estado funcionando en febrero de 2009. Desde entonces ha habido varios amagos de arrancarlo sin éxito.

La fecha del 30 de julio parece definitiva y el viaje ese día será gratis. A partir de ese momento, los malagueños dispondrán de un modelo de transporte público alternativo.