MÚSICA

Homenaje a García Abril en Godella

Antes del concierto hubo un encuentro con el compositor y la actuación de Joves Talents

Un concierto del festival Residències de Godella, dirigido por Joan Enric Lluna.
Un concierto del festival Residències de Godella, dirigido por Joan Enric Lluna.

Se celebró este martes el concierto-homenaje a Antón García Abril con que el Festival de Música de Cámara de Godella cierra su VI edición. Antes hubo un encuentro y una cena abierta al público con el compositor de Teruel, además de una actuación de Joves Talents –tan jóvenes que había una niña como segundo violín- en la entrada del Teatro Capitolio. Joves Talents es el nombre que recibe el conjunto de músicos todavía en formación que acude a este festival precisamente para acceder al asesoramiento y a la actuación conjunta con los profesionales invitados. En esta edición, la mayoría de estos pertenecen a la Orquesta del Palau de les Arts, de la que también es miembro Joan Enric Lluna, principal impulsor del proyecto. El compositor invitado fue Antón García Abril, del que se celebraba el 80 aniversario.

La primera parte estuvo centrada en dos obras suyas. Para empezar, los Cantos del plenilunio, servidos por Álvaro Octavio a la flauta y Juan Carlos Garvayo al piano. La sugerente partitura –nada fácil de interpretar, por cierto- estuvo impecablemente traducida por ambos músicos, que combinaron poesía y tensión en el fraseo, amén de una riquísima gama de sonoridades. En la segunda obra, el Cuarteto de Agrippa, que contó con el mismo pianista, Joan Enric Lluna al clarinete, Goga Dimchevski al violín y Alejandro Friedhoff al violonchelo, se pusieron sobre el tablero unas armonías más audaces y una idéntica sabiduría y solidez, tanto en el terreno compositivo como en el de la interpretación. Los miembros del cuarteto lucieron una compenetración notable que sobrepasaba, con mucho, el mero ajuste métrico.

De hecho, cuando García Abril subió al escenario a recibir los aplausos del público, señaló que “había tenido que venir a Godella para escuchar una versión genial de estas dos obras”. García Abril es muy conocido por sus composiciones para el cine, pero tiene asimismo un abundante catálogo de repertorio sinfónico, camerístico y vocal. Entre otros muchos premios ha recibido el Nacional de Música (1993), el Iberoamericano de la Música “Tomás Luis de Victoria” (2006), la Medalla de oro de la Academia de Cine (2014) y varios galardones de la Sociedad General de Autores y Editores.

Tras el descanso, junto a Lluna, Dimchevski y Friedhoff, subieron al escenario Mirabai Rosenfeld y Julia Hu, completando así un quinteto que asumió pentagramas de Paquito D’Rivera con la gracia necesaria. A destacar luego, en la bella zarabanda (Preludio-Fantasía) de Gaspar Casadó, la preciosa sonoridad y la hondura que brindó, en solitario, el violonchelo de Alejandro Friedhoff. Le tocó después el turno a Guiorgui Dimchevski, también en solitario y exhibiendo un impecable virtuosismo. Se hicieron por último, con cuarteto de cuerda, unas divertidas variaciones de Peter Heidrich sobre el Happy Birthday, que iban recorriendo la popular melodía de la manera en que -supuestamente, claro- la habrían escrito diferentes compositores, desde Bach a Wagner, entre otros muchos, para acabar vertiéndola con ritmo de polca, ragtime, tango y czardas. Dedicado todo ello, naturalmente, a Antón García Abril.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS