Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El expresidente el PP de Sueca dimite como concejal

Sandra Martínez abandona también el Ayuntamiento argumentando motivos laborales

El culebrón de Raúl Pla, expresidente del Partido Popular (PP) de Sueca, toca a su fin. Este martes se ha formalizado en el Ayuntamiento de Sueca su renuncia como concejal del grupo político del que fue portavoz desde pocos días después de ser elegido para liderar el PP local a principios de mayo de 2013. Junto a Pla, profesor de secundaria, también abandona la concejalía Sandra Martínez, profesional de hostelería, que argumenta motivos laborales para adoptar la decisión.

Pla hizo un amago de dimisión como presidente local en abril; anunció su renuncia al cargo, y al de secretario de Educación y Cultura del PP de La Ribera Baixa, a mediados de mayo; y tres días antes de las elecciones al Parlamento Europeo hizo lo propio como portavoz del Grupo Municipal Popular. Tan sólo le quedaba el escaño de concejal. Y se ha hecho esperar.

Lo comunicó a finales del mes pasado a través de su blog personal en un escrito cargado de veladas acusaciones contra compañeros de su formación política. Había desestimado atender a los medios de comunicación escritos para exponer las razones que le llevaron a abandonar. Remitió a una nota o rueda de prensa que jamás se produjo. Sí que apareció en Ribera TV, y llamó a las puertas de la televisión municipal, donde fue atendido.

El expresidente local del PP, y la también edil Martínez, habían entregado al partido los documentos de renuncia como concejales hace unos diez días, según fuentes del entorno de los populares de Sueca. Existía una diferencia económica para que los documentos entraran en el registro general del Ayuntamiento. Esta era que los concejales entrantes, tras las dimisiones, se hicieran cargo de la parte proporcional que habían avalado en una entidad financiera para la campaña en los pasados comicios municipales.

La efímera gestión del expresidente local se ha visto envuelta de contradicciones y zancadillas internas. Pactó el congreso local con el equipo que lideraba Francisco Lérida y éste acabó por exigirle la dimisión once meses después. Kiko Ortolà, candidato alternativo, impugnó la asamblea sin que el partido “se dignara a constestar”, según aseguró.

La dirección provincial del PP debía haber tomado cartas en el asunto y nombrar un comisión gestora la última semana de mayo tras la dimisión del líder local. No han movido ficha hasta la fecha. Pedro-Juan Victoria, presidente del PP de l Ribera Baixa ha asegurado a este periódico que “están en ello”. “No hay que forzar la maquinaria y hay que buscar el máximo consenso”, ha añadido.

Antonio García-Pando y Miguel-Ángel Sánchez son los siguientes en la candidatura que obtuvo diez de los veintiún concejales posibles. Inmaculada Sorrentino, secretaria local con Plá, y presidenta en funciones, entraría como edil en el caso de que alguno de los dos también presentara la renuncia.