Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cada euro destinado a ayudas a discapacitados genera un ahorro de 3,71

Las entidades del tercer sector piden a la Generalitat parar los recortes sociales

Por cada euro invertido en los programas de apoyo a la autonomía en el propio hogar (los PALL, dirigidos a personas con disminución psíquica) se genera un retorno económico de 3,71 euros. Esta es la conclusión de un estudio presentado ayer por la Fundación Privada Àuria (FPA). La entidad se unió al clamor del tercer sector que, debido a los recortes, pide tener en cuenta la utilidad económica de su labor. En 2013, la Generalitat rebajó el 20% la financiación del programa.

El estudio, realizado por las entidades Ecodes y Altera Civites, evaluó la población beneficiaria de los programas de FAP en Igualada, pero los resultados son extrapolables a Cataluña. Los 3,71 euros de retorno se dividen en tres apartados. El primero, el impacto directo, sería de 33 céntimos para las Administraciones Públicas —vía impuestos— y un ahorro de 0,57 euros en compras y salarios por cada euro invertido.

En el segundo, el indirecto, el sector público también ahorraría 1,73 euros en prestaciones sociales y del sistema de salud. Los beneficiarios de los programas también tendrían un retorno de 0,93 euros por copagos o reducción de horas de atención. Finalmente, se calcula que cada usuario recibe cinco céntimos en mejoras de calidad de vida.

“Si un 10% de las 3.988 personas que actualmente utilizan el servicio de hogar residencia pasaran al PALL, Cataluña ahorraría 500.000 euros anuales”, dice el estudio. En Cataluña hay 39.258 personas con discapacidad psíquica y enfermedades mentales y que desean vivir de manera autónoma y que podrían estar en un PALL. El estudio utiliza la metodología SROI, que no solo realiza el tradicional análisis de costo beneficio, sino que utiliza técnicas cualitativas para cuantificar otros beneficios.