Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘La maratón de Nueva York’ o una metáfora de la vida

La obra del italiano Edoardo Erba se estrena en Las Cigarreras de Alicante el 4 y 5 de junio

Los actores de 'La Maratón de Nueva York', Joaquín Mollà y Chechu Moltó
Los actores de 'La Maratón de Nueva York', Joaquín Mollà y Chechu Moltó

Roberto y Mario, dos amigos con historia, quedan dos veces a la semana para preparar la maratón de Nueva York y lo que parece ser un día de entrenamiento normal acaba por no serlo entre conversaciones sobre la vida y la muerte, las mujeres, el fútbol o la amistad, en definitiva, las temas que invaden la vida de las personas, vidas que bien podrían ser una huida hacia adelante.

Este es el punto de partida de La Maratón de Nueva York, la obra más conocida del dramaturgo italiano Edoardo Erba, y que sirve también a la productora recién creada, Criadero de Morsas, para estrenarse, con riesgo, sobre las tablas de La Caja Negra de Las Cigarreras: dos actores en zapatillas y corriendo durante una hora (aunque sin moverse) reflexionan y conversan en una obra que sus actores definen “como una canto a la amistad”.

Lugar y hora: Caja Negra de Las Cigarreras. Días 4 y 5 de junio, 21.00 horas.

Director: Jorge Muñoz.

Actores: Chechu Moltó (Roberto) y Joaquín Mollà (Mario).

Duración: 60 minutos.

El autor y la obra: Edoardo Erba (Pavía, Italia, 2954). Dramaturgo que ha escrito ficción, variedades y sitcoms. Representa de Italia en el Festival de Dramaturgis Europe de Wiesbaden. Representado en festivales como el de la Bienal de Venecia, ha sido galardonado con las más importantes distinciones italianas (Olímpicos del Teatro, los premios Riccione, Idi o Salerno). Puesta en escena en 1993 tras obtener el premio Candoni, La Maratón de Nueva York ha sido representada en Londres, Edimburgo, Wellington (Nueva Zelanada), Sidney, Bombay, Bostón, Barcelona y Budapest.

Roberto (Chechu Moltó) y Mario (Joaquín Mollà) desmenuzarán sus vidas en esta comedia dramática ante el espectador, entre lo coloquial y lo existencialista, pasando de la intranscendencia de una broma a la reflexión o diálogo sobre lo divino y lo humano, acelerando ante la pregunta incómoda del otro o cuando se produce un silencio de esos que entre los grandes amigos hablan más que callan.

La Maratón…, con un recorrido por 17 países, pretende introducir al espectador en un mundo en el que se hace difícil la distinción entre realidad y sueño. El reto actoral ha sido mayúsculo, correr mientras se actúa no deja de generar incomodidades a las que no están acostumbrados los actores.

“Tuvimos que pedir consejo sobre técnica de carrera, cómo pisas, cómo respiras”, explica divertido Mollà, “han aparecido dolores no sentidos nunca”. “Ya solo por las agujetas, esto o lo haces ahora o no lo haces en la vida”, apuntala Moltó. Ambos probaron a hacer la obra sentados "y entretiene", remata Mollà.

Actuar o criar morsas

Los actores, ambos alicantinos y estimulados ante el estreno los próximos días 4 y 5 de junio, decidieron comprar los derechos de una obra que les perseguía. “Nos llamó Pino Tierno (director artístico del festival internacional In altre parole) con una propuesta para representar la obra en Roma, buscaba a dos actores españoles, pero no surgió”, recuerda Moltó. Tiempo después, les volvió a llegar la propuesta de parte de un amigo, “y eso significó que había que hacerla, no había vuelta atrás”. Consiguieron los derechos de la obra por dos años y a trabajar.

Era eso o verlas venir. Que el aumento del IVA cultural ha devastado la escena teatral es cierto, sobre todo para las grandes producciones, “pero también están surgiendo formas de reinventarse”, opina Mollà. “Es tiempo para valientes”, añade Moltó, “y no es que no sepamos hacer otra cosa, es que no queremos. Un día nos sentamos y lo vimos claro, la alternativa a la profesión era irse al Polo Norte a criar morsas”.

Y tuvieron claro el rumbo a seguir y también el nombre de su bebé, la productora Criadero de Morsas.