Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenido un guardia civil por asaltar la casa de un líder gitano

El instituto armado trabaja con la "hipótesis" de que el agente "pretendía cobrar una deuda", pero la familia del agredido lo niega

Un agente de la Guardia Civil y otro hombre, supuestamente un guarda forestal, fueron detenidos entre Tui y Tomiño por agentes del instituto armado después de asaltar, a media tarde, el domicilio de un poderoso líder gitano de la provincia de Pontevedra. Un portavoz oficial de la Guardia Civil confirmó que ayer a última hora los asaltantes permanecían arrestados a la espera de prestar declaración después de recibir asistencia sanitaria. “Estas dos personas fueron al domicilio de esta familia” gitana, explica esta fuente. “La hipótesis con la que trabajamos”, continúa, “es la de que pretendían cobrar una deuda”. En el interior de la casa, se produjo una reyerta y “el guardia civil fue herido en un acto de defensa por parte de un familiar” de Olegario Giménez, el llamado rey de los gitanos, muy conocido en el sur de Galicia por su sobrenombre, Morón.

El agente, según indican los familiares de Giménez, fue reducido por “la seguridad que tiene el rey de los gitanos”. Explican que el guardia civil recibió “una puñalada en la mano o el brazo” con los que empuñaba el “arma de fuego”, y tras su detención “tuvo que ser trasladado en ambulancia al hospital”. El otro asaltante, se añade en una nota que difundió Sinaí Giménez, hijo de Morón y presidente de la Sociedad Gitana en Galicia, “tiene un fuerte golpe en la cabeza”.

Este vástago del líder gitano niega que el motivo del asalto fuese, como sospecha la Guardia Civil, el cobro de una deuda. Según Sinaí el agente, procedente “de la zona de A Guarda”, “se dedica a extorsionar a personas con poder económico para ganar dinero”.

La familia de Olegario Giménez afirma que el guardia civil, para entrar en la vivienda, se valió de su placa oficial. “Venía de paisano” pero en la puerta “sacó la identificación” del cuerpo y le dejaron pasar. Una vez dentro, uno de los asaltantes, siguen relatando los familiares, “pidió 5.000 euros, y el otro 10.000”, y “el guardia civil encañonó” al rey de los gitanos. Los hijos de Olegario Giménez que se encontraban en el domicilio “consiguieron neutralizar a los dos asaltantes”, que portaban, según la nota difundida, “armas cargadas y con balas en la recámara”. Después, la familia telefoneó a la Guardia Civil, y cuando llegaron los agentes “los hijos del rey les entregaron las armas de fuego arrebatadas a los agresores”. La Policía Judicial se hizo cargo del caso y tomó testimonio a Morón y otros parientes. Sinaí Giménez, que cree que el asalto debe ser considerado como un “intento de asesinato”, denunció los hechos a la fiscalía. Hace tres años, Olegario Giménez vivió en su casa una situación similar, asegura la familia. Según Sinaí, “aquella vez lo asaltaron cuatro personas con escopetas”, y uno de ellos, afirma, “era el hombre que fue detenido con el guardia civil” ayer.