Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

18 años de prisión para el hombre que ordenó tirar ácido a su esposa

Los magistrados condenan también a 13 años y medio de prisión a su cómplice y autor material de la agresión

Ambos tendrán que indemnizar a la víctima con 218.400 euros

Los condenados no podrán acercarse a menos de 500 metros de la mujer

Condenado a 18 años de cárcel por ordenar atacar con ácido a su esposa.

La Sección 26 de la Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 18 años y seis meses de prisión a Ozgur Dogan, turco de 36 años, el hombre que encargó que agredieran con ácido a su esposa en el distrito madrileño de Ciudad Lineal. Los jueces le consideran autor de los delitos de lesiones, coacciones, robo con violencia, maltrato y maltrato habitual, en los que concurren las agravantes de parentesco y de disfraz. El autor material del ataque, Bryan Stevan Cristancho Arias, colombiano de 22 años, ha sido culpado de los delitos de robo y lesiones con la agravante de disfraz, por los que tendrá que cumplir 13 años y medio de cárcel, según el mismo fallo. Ambos no podrán acercarse a la víctima a menos de 500 metros y deberán indemnizar conjunta y solidariamente a la víctima, María de los Ángeles Ruiz González, con 212.400 euros. Contra la sentencia cabe recurso.

El turco Özgur Dogar (fondo), exmarido de María Ángeles Ruiz González, junto a Bryan Cristancho (primer término). ampliar foto
El turco Özgur Dogar (fondo), exmarido de María Ángeles Ruiz González, junto a Bryan Cristancho (primer término).

Los jueces consideran probado que el día 20 de junio de 2012 sobre las 10.35 la víctima caminaba por la calle del Río Ulla, en Madrid. En ese momento, se le acercó Bryan Stevan, que llevaba gorra y que ocultaba su cara con un bigote postizo, se le acercó y "de forma súbita y sorpresiva" le arrojó directamente al rostro y a muy corta distancia "un líquido corrosivo que portaba en un recipiente".

A consecuencia de este hecho, María Ángeles Ruiz sufrió quemaduras de hasta tercer grado en el 10% de su cuerpo y una lesión en la cornea del ojo izquierdo, por las que estuvo ingresada 16 días en el hospital La Paz y 300 días de baja. "Dichas lesiones producen afeamiento del rostro muy notable a simple vista, con grave perjuicio estético, susceptible de mejora tras intervenciones quirúrgicas", señalan los magistrados en su sentencia. El fiscal había solicitado que el marido fuera condenado a 24 años de prisión. 

Los magistrados de la Sección 26ª también relatan en los hechos probados de la sentencia que a las 15.30 del 29 de mayo de 2012 cuando María Ángeles salía de su trabajo, en la calle del Monasterio de Silos, fue sorprendida por Bryan Stevan. "Con la finalidad de obtener un beneficio, la agarró fuertemente del cuello y le propinó un golpe en la cabeza, logrando sustraerle el bolso que contenía dos teléfonos móviles, documentación bancaria y un monedero que contenía dinero", recoge el fallo.

Detrás de todos estos ataques estaba el marido de María Ángeles Ruiz, Ozgur Dogan, que contactó con Bryan Stevan. Con él acordó la realización de ambos sucesos. Los magistrados también consideran probado que Dogan sometía a la mujer a situación constante de control. De hecho, la acompañaba con frecuencia y la preguntaba sobre sus amistades y una eventual relación sentimental de la esposa. El 16 de junio de 2012, cuando la mujer se encontraba con un amigo (Sergio García), les siguió en su coche hasta que los alcanzó con la intención de que María Ángeles hablara con él. La mujer se negó en un primer momento pero después accedió a hablar en las inmediaciones de la comisaría del distrito de Hortaleza. 

Los jueces también piden que se deduzca testimonio (se investigue si ha cometido un delito) del testigo José Enrique Zeballos por un eventual delito de falso testimonio en causa penal: "Esta sala, examinando las declaraciones del mismo, considera que hay indicios de que ha faltado a la verdad en las mismas". 

"Esperaba una sentencia más alta"

María Ángeles González, la madre de María Ángeles Ruiz, la mujer atacada con ácido en el distrito de Ciudad Lineal, se ha mostrado "decepcionada" con el fallo de la Audiencia Provincial de Madrid. "Esperaba una sentencia más alta, sobre todo, por la gravedad de los hechos. Unos 20 años como mínimo" ha relatado a EL PAÍS.

"Espero que no salgan en menos tiempo por buena conducta o que, si recurren, les recurran la condena. Sería injusto con todo lo que ha sufrido mi hija", ha añadido María Ángeles. Todavía no ha hablado con su hija, que prefiere no ser localizada, sobre todo, tras la celebración del juicio en la Audiencia Provincial. "Todavía no sé si recurriremos la sentencia, pero también hay que comprender que había pocas pruebas para condenarles", ha remarcado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información