Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JORDI BACARIA Director del Cidob

“El Cidob no se pronunciará sobre la independencia”

“Queremos que nuestros análisis sean útiles al Gobierno y a la Generalitat”, señala Bacaria

Jordi Bacaria, director del Cidob.
Jordi Bacaria, director del Cidob.

El Centro de Información y Documentación Internacional en Barcelona (CIDOB) es el mejor laboratorio de ideas o think tank de España y el número 16 en el ránking europeo, según la calificación anual de la Universidad de Pensilvania. El director del organismo, el economista Jordi Bacaria (Reus, 1952), hace equilibrios para pilotar un centro que desde hace unos meses ha añadido el estudio de procesos de secesión a su larga lista de proyectos de investigación en todo el mundo. Son patronos del Cidob la Generalitat los ministerios de Exteriores y Defensa, así como la Diputación y el Ayuntamiento de Barcelona.

Pregunta. El Cidob ha acogido recientemente un encuentro de los laboratorios de ideas más importantes de Europa. ¿Comparte la afirmación de que el Euro está fuera de peligro o teme nuevas turbulencias tras las elecciones del 25-M?

Respuesta. Los países del sur siguen viendo el euro más como un inconveniente que como una ventaja. Sin embargo, la moneda está mejor y no porque se hayan tomado grandes medidas, sino por declaraciones como las de Mario Draghi garantizando que no dejaría caer el Euro. Estamos en una situación delicada. El problema del euro es de falta de unidad en el ámbito político y fiscal. Está bien cruzar el Cabo de Hornos como ha dicho alguien, pero tenemos daños en la estructura. España, por ejemplo, dista de estar estabilizada.

P. ¿Hasta qué punto teme el crecimiento del populismo en las elecciones europeas?

R. Esto es lo que más nos preocupa con vistas al 25-M porque estos partidos lo tienen a menudo más fácil para entrar en el Parlamento Europeo que en los parlamentos de cada país. Hay desafección del ciudadano europeo hacia la UE lo que puede generar baja participación y que ello desemboque en una Comisión Europea poco representativa. La situación económica lo marca todo.

P. ¿Qué significa para el Cidob ser considerado el think tank número 16 de Europa y el más importante de España?

R. Un reconocimiento de este tipo indica que, pese a estar ubicados en Barcelona, un sitio importante pero enmarcado en una economía en crisis, se reconoce nuestra labor. Y ello nos impulsa a seguir mejorando.

P. El Cidob funciona bien a pesar de que en su patronato coinciden la Generalitat y el Gobierno, instituciones que parecen no ponerse de acuerdo en nada últimamente. ¿Se siente una excepción?

R. El Cidob intenta trabajar con la máxima independencia de sus patronos y queremos que todos ellos se sientan cómodos. Aquí hacemos análisis internacional, y queremos que esto sea útil tanto para la Generalitat, como para el Ayuntamiento o el ministerio de Exteriores. Los equilibrios son complicados, pero tenemos que saber hacer diplomacia y jugar estos equilibrios.

P. Para complicarlo más el Cidob también ha comenzado a estudiar procesos de secesión en todo el mundo, también el que se vive en Cataluña. ¿Es muy difícil servir información y análisis sobre este asunto a dos administraciones tan enfrentadas?

R. Las administraciones pueden estar enfrentadas, pero no somos la única institución donde están estas administraciones.

P. Pero ustedes manejan material muy sensible.

R. Cuando hacemos análisis de los procesos de secesión, obviamente estamos siguiendo un tema que no podemos dejar de lado porque estamos en Cataluña. Pero lo que hacemos tendría que ser de igual interés para la Generalitat y para el Gobierno. Estudiar los procesos de secesión no es estar a favor de ninguna posición en concreto. El Cidob no se definirá sobre la independencia de Cataluña. Cada investigador puede tener su posición, pero nosotros solo estamos a favor del análisis.

P. ¿Se encuentran solos en el análisis frío que pretenden a hacer?

R. El análisis riguroso siempre es necesario. Lo bueno sería que hubiese otras instituciones en España que también estudien estos procesos.

P. Sostiene el exministro canadiense Stéphane Dion que los procesos de secesión no son propios de democracias consolidadas. ¿Lo comparte?

R. Como canadiense, Dion siempre parte del punto de vista de alguien que vive en una democracia consolidada. Sin embargo, cuando hay una tiranía permanente de mayorías sobre minorías, en el ámbito que sea, la democracia no está consolidada. Si la mayoría del pueblo español siempre decide sobre Cataluña esto puede acabar siendo también una tiranía.

P. O sea, que España no es una democracia consolidada.

R. Si no se ha resuelto este estado de plurinacionalidad, no hay afección sino desafección hacia el Estado. Si un estado no es homogéneo por la razón que sea, económica, social, étnica… debes tener un mecanismo de entendimiento para que no aparezca la tensión. Debemos evitar es que aparezcan situaciones de máxima tensión.