Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El peaje reduce un 50% el turismo portugués en Huelva

Antes de la medida llegaban a Andalucía unos 300.000 turistas desde el aeropuerto de Faro

Punto de pago en el peaje de la autovía A-22. Ampliar foto
Punto de pago en el peaje de la autovía A-22.

Los dos años y tres meses de funcionamiento del peaje en la autovía A-22, conocida como Via do Infante, en vigor desde el 8 de diciembre de 2011, está perjudicando al Algarve portugués y a Andalucía occidental, dos regiones muy vinculadas al sector turístico y comercial. El tráfico por la autopista, que conecta el puente de Ayamonte (Huelva) con Portugal, se ha reducido en un 50% y la llegada de visitantes a Huelva procedentes de Portugal también ha descendido ese mismo porcentaje.

Antes del peaje llegaban a Andalucía unos 300.000 turistas procedentes del aeropuerto de Faro, según los datos del Patronato Provincial de Turismo. . Las pérdidas para ambas regiones  son cuantiosas. En la parte portuguesa, el daño económico se eleva a 30 millones al año y en el lado español los cálculos fijan un descenso del 25% en la actividad económica, aunque sin precisar la cuantía exacta, según los datos ofrecidos ayer en el foro promovido por la Commiss'o de Utentes da Via do Infante (CUVI), con el apoyo y la colaboración de la Cámara de Loulé.

A la presentación de estos resultados económicos acudieron ayer también representantes empresariales onubenses de los sectores del comercio, el turismo y el transporte y de la cámaras de Comercio de Huelva y Ayamonte. El encuentro, que se desarrolló en la Asociación Empresarial de la Región del Algarve (NERA), tuvo como objetivo aunar esfuerzos a ambos lados de la frontera para reclamar la necesidad de eliminar el peaje de la Via Do Infante (A-22).

El presidente de la Federación Onubense de Empresarios (FOE), Antonio Ponce, subrayó que “es hora de que el Gobierno portugués recapacite y se dé cuenta de que el canon que quiere cobrar no lo va a salvar de la crisis sino todo lo contrario, se está perjudicando a sí misma y a España”. La ocupación hotelera se ha resentido en ambos lados de la frontera, hasta el punto de que el aeropuerto de Faro, principal foco de turistas con destino a Huelva, “ha dejado de ser rentable”, según explicó Fernando Pérez Lozano, secretario general de la FOE. “Los operadores turísticos de Huelva tratan ahora de canalizar a los viajeros a través del aeropuerto de Sevilla, pero estamos perdiendo una oportunidad de oro”, remarcó Pérez Lozano.

El peaje  ha asestado un duro golpe al turismo de golf, que era el baluarte para romper con la estacionalidad en la provincia. “El turista extranjero y jugador de golf que llegaba a través de Faro desplazándose en vehículo a Huelva, está dejando de venir por esta circunstancia”, indicó el secretario de la FOE.

En el foro se puso de manifiesto que la carretera nacional 125 no constituye una alternativa a la autovía. “Antes de la introducción del peaje las muertes en esa carretera eran de 30 personas al año y ahora han aumentado significativamente”, según explicó Orlando Cavalho de la Commiss'o de Utentes da Via do Infante.

El sector del transporte es otro de los damnificados. Antes del sistema de pago cruzaban la frontera por la A-22 más de 270.000 transportistas. Ese tráfico está “prácticamente desaparecido”, según remarcó Rafael Carrasco, presidente de la Asociación de Transportes de Huelva. Desde que en diciembre de 2011 se instauró el sistema de pago para una vía que carecía de coste, las protestas de empresarios y usuarios desde ambos lados de la frontera se han sucedido.