Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interceptado un mercante con 12 toneladas de hachís a 30 millas de Málaga

La operación se salda con ocho detenidos de nacionalidad siria

Agentes de la Agencia Tributaria (AEAT) custodian en el puerto de Málaga al Mayak, interceptado con 12 toneladas de hachís. Ampliar foto
Agentes de la Agencia Tributaria (AEAT) custodian en el puerto de Málaga al Mayak, interceptado con 12 toneladas de hachís. EFE

El buque de operaciones especiales Fulmar del Servicio de Vigilancia Aduanera, adscrito a la Agencia Tributaria, interceptó la madrugada del domingo en el mar de Alborán un mercante cargado con 12 toneladas de hachís. La operación, desarrollada en aguas internacionales, a unas 30 millas de la Bahía de Málaga, ha sido un trabajo conjunto de las autoridades aduaneras de Francia, Italia y España y se ha saldado con la detención de los ocho tripulantes del barco, de nacionalidad siria.

El mercante, de nombre Mayak y con 63,5 metros de eslora, fue trasladado tras ser aprehendido al puerto de Málaga, donde quedó bajo custodia policial. Los fardos con la droga fueron localizados en la bodega de popa y en la cubierta, según el responsable de la Agencia Tributaria en la provincia, Juan Rico. Un primer cálculo indica que había unos 400 bultos de unos 30 kilos cada uno. La cantidad de resina de hachís decomisada está pendiente del recuento definitivo.

El Mayak fue sorprendido casi inmediatamente después de que terminara de recepcionar la droga. “La tripulación no opuso resistencia porque todavía estaba estibando la carga”, ha explicado el capitán del buque Fulmar, Jesús García de Leániz. Se sospecha que se dirigía hacia algún punto de la costa de Cádiz.

El buque alertó a las autoridades por unas maniobras que realizó en una zona del mar de Alborán y que no son habituales para un mercante de estas características. Entonces se estableció un dispositivo de vigilancia que culminó la madrugada del domingo con la operación Oriente.

El capitán apuntó que se ha producido un cambio en la forma de operar de los narcotraficantes y ahora utilizan barcos más grandes con el objetivo de introducir más cantidad de droga. Estos barcos también pueden ser utilizados como buques nodriza para transbordar el hachís a otras embarcaciones menores, que las llevarían directamente en la costa española, francesa o italiana.

Desde junio de 2013, en la conocida como ruta del Mediterráneo Oriental se han contabilizado media docena de decomisos a cargo de Vigilancia Aduanera de grandes cantidades de hachís, unas 75 toneladas en total.

Según informó García de Leániz, la implantación de dispositivos de análisis y control en la ruta comercial mediterránea por las autoridades de Francia, Italia y España ha sido fundamental y ha permitido la interceptación de 11 buques: Adam, Gold Star, Luna-S, Moon Light, Avenir de Safi II, un pesquero egipcio sin nombre, dos más en Italia, Berk Kaptan, A la Voluntad de Dios y ahora el mercante Mayak.

Los investigadores sospechan que la ruta del Mediterráneo es principalmente empleada por organizaciones situadas en países del norte de África.