Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Karolis Bivienis interpreta en la Capela do Santo Anxo su propio repertorio

El pianista lituano protagoniza la segunda jornada de Pórtico do Paraíso en Ourense

Karolis Bivienis acompañó su concierto con imágenes de vídeo
Karolis Bivienis acompañó su concierto con imágenes de vídeo

En su búsqueda de un nuevo espacio cada año para sus conciertos, Pórtico do Paraíso ha organizado el segundo de esta edición en la Capela do Santo Anxo. Obra del arquitecto Daniel Vázquez Gulías erigida a principios del s. XX en el barrio do Couto por Ángela Santamarina de Temes, la capilla alberga su propio sepulcro, el de su marido y el de su tía Dolores; un espléndido grupo escultórico, este último, esculpido en mármol por el cambadés Francisco Asorey.

Karolis Biveinis es un compositor y pianista lituano afincado en Vigo, en cuyo Conservatorio Superior terminó con matrícula de honor sus estudios de piano. Su actuación en Ourense, que se repetirá el próximo sábado 22, está formada íntegramente por obras compuestas por el propio intérprete. Algo habitual durante los siglos XVIII y XIX pero que, como explicó Alexandre Delgado en su presentación del concierto, cayó en desuso a partir de la segunda mitad del XX.

La música de Biveinis ha obtenido reconocimientos internacionales como la nominación al los premios Hollywood Music in Media de 2013. La que interpretó en Pórtico do Paraíso tiene una sólida factura que refleja su formación y es de agradable y sencilla escucha. Ilustra su música con la proyección de vídeos propios, muchas veces inspirada por imágenes en las que,como dice el autor, “cada instante representa algo… un único segundo que en seguida se convierte en pasado”. En la época de lo audiovisual, Biveinis tiene por delante un interesante camino a recorrer, que le ofrece grandes posibilidades de crecimiento artístico.

La expectación previa al concierto, celebrado en un recinto bien conocido pero normalmente cerrado al público, hizo que se colmara sobradamente su aforo. Numerosas personas no pudieran acceder al local; como les sucedió, entre otros, a la concejala de Cultura y el alcalde de Ourense.