Agricultura promete inversiones si los regantes apoyan el plan del Júcar

Los usuarios se abstienen y los ecologistas denuncian las concesiones a Cospedal

El conflicto en torno al reparto de los recursos del río Júcar entre la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha comienza a desatascarse. El consejo del agua de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), en el que están representadas todas las administraciones y usuarios afectados, dio este viernes el visto bueno al borrador del plan hidrológico por 56 votos a favor, ocho en contra y 15 abstenciones. La aprobación definitiva, sin embargo, queda pendiente de negociaciones a varias bandas. Tanto el Consell como los regantes valencianos del Júcar condicionaron su apoyo a cambios en el documento y compromisos de inversión en regadíos.

El vicepresidente del Consell, José Ciscar, recalcó que la luz verde al borrador no supone “nada definitivo” y reconoció la dificultad de “acercar posturas entre todas las partes” en un tema “espinoso” como la asignación del agua en una cuenca deficitaria. Tan espinoso que la publicación del borrador a solo dos días de la reunión del consejo del agua obligó el jueves al presidente del Consell, Alberto Fabra, a convocar a los regantes de la Unidad Sindical de Usuarios del Júcar (USUJ) —mayoritarios en La Ribera— para apaciguar ánimos e intentar acuerdos que evitaran un voto en contra del plan ante las ventajas logradas por Castilla-La Mancha, que ve confirmada su dotación de agua frente a la reducción sufrida por los agricultores valencianos.

De la reunión, en la que se contactó con el Ministerio de Agricultura, surgió ya de madrugada un compromiso de inversión para acelerar la modernización de los regadíos tradicionales valencianos. Las obras estaban previstas en el actual plan para generar ahorros que compensaran una reducción de recursos, pero las Administraciones no las han ejecutado. Según confirmaron fuentes de USUJ, su abstención en el consejo del agua de este viernes está ligada al compromiso de que el Gobierno apruebe próximamente un crédito extraordinario de 46 millones para garantizar la inversión y llevar el riego por goteo a unas 7.000 hectáreas en los próximos cuatro o cinco años. La Generalitat, según estas fuentes, aceptó terminar su parte de la modernización pendiente, lo que supondría una inversión de otros 1,8 millones de euros en dos años.

Fabra se reunió con los regantes ante el malestar por el reparto del agua

“Espero que en estos días se puedan producir acuerdos importantes en inversiones en la Comunidad Valenciana para poder incentivar los ahorros y asignar mejor los recursos”, destacó sin entrar en detalles el portavoz del Consell, que insistió en que confía en que al final se llegará a un acuerdo “entre Castilla-La Mancha, la Comunidad Valenciana y el Estado".

Pero este no es el único aspecto del plan pendiente de un acuerdo definitivo ni el único conflicto que sigue abierto en la demarcación del Júcar. La Generalitat “condiciona” su voto favorable al plan en el Consejo Nacional del Agua que se reunirá a final de marzo “a que se atiendan las demandas de los regantes del canal Júcar-Turia”, que votaron ayer en contra del borrador al considerar que no les da agua suficiente.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Los ecologistas y los socialistas criticaron duramente el borrador del plan. “El Júcar se vende al mejor postor con la complicidad de la Generalitat valenciana y el Gobierno de España”, sentenció la plataforma Xúquer Viu, que votó en contra del documento en el consejo del agua de la CHJ. La entidad ciudadana y ecologista destacó que a última hora se cambió un apartado del borrador que acercaba a las poblaciones de La Ribera a una solución en sus problemas de abastecimiento para dejar las cosas prácticamente como están. La dotación de agua para L’Albufera y los caudales ecológicos tampoco son suficientes, recalcó la plataforma.

El PSPV critica que no se dé solución al abastecimiento de La Ribera

Además, el borrador mantiene abierta la puerta a las reclamaciones de los usuarios del Vinalopó para que se realicen cambios en el trasvase desde el Júcar, a lo que se oponen los ecologistas y los regantes valencianos. La plataforma denunció que se aumentan las reservas para Castilla-La Mancha y solo se le exige reducir las extracciones de pozos en el horizonte de 2027, lo que agravará “la situación de sobreexplotación del acuífero de la Mancha Oriental”. “El Gobierno contenta a los lobbies del agua de Alicante y la Mancha Oriental”, zanjó Xúquer Viu.

En esa misma línea, el secretario de Agricultura y Agua del PSPV, Francisco Rodríguez Mulero, aseguró que el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, “ha decidido a favor de Castilla-La Mancha en todas sus pretensiones, mientras que Fabra ha traicionado a todos los valencianos”. Mulero denunció que en vez de recuperar el acuífero subterráneo de la Mancha Oriental, el principal aporte de agua para el Júcar, se “consolidarán” nuevos regadíos. Se solucionan, además, problemas de abastecimiento en Albacete, pero no los de La Ribera. María Dolores de Cospedal, presidenta de Castilla-La Mancha, “puede darse por satisfecha, ya que Castilla-La Mancha ha conseguido aumentas sus asignaciones en todas las cuencas”, concluyó Mulero.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS