Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doce de los 25 imputados del Madrid Arena acabarán en el banquillo

El equipo médico de Viñals tendrá que responder de denegación de auxilio

La fiscalía puede pedir hasta 18 años de cárcel para Flores, organizador de la fiesta

Concierto de Steve Aoki, a la izquierda con barba, la noche de la tragedia del Madrid Arena. Ampliar foto
Concierto de Steve Aoki, a la izquierda con barba, la noche de la tragedia del Madrid Arena.

La instrucción judicial del caso Madrid Arena estará finalizada para Semana Santa y, previsiblemente, tendrán que sentarse en el banquillo de los acusados la mitad de los 25 imputados actuales por la tragedia vivida la noche de Halloween de 2012 en el recinto, propiedad del Ayuntamiento de Madrid. Con vistas al juicio, y de forma genérica, a todos se les imputarán cinco delitos de homicidio por imprudencia, salvo a los miembros del equipo médico que dirigía el exconcejal de Sanidad Simón Viñals, que posiblemente irán también al banquillo y tendrán que responder de un delito de denegación de auxilio. Ningún político en activo del Ayuntamiento de Madrid irá a juicio, aunque han dimitido varios de ellos como consecuencia de esta tragedia.

El delito de homicidio por imprudencia está castigado con hasta seis años de prisión, que se puede reducir en función del nivel de culpabilidad de los acusados. El principal acusado es Miguel Ángel Flores, organizador del evento, a quien la fiscalía puede pedir hasta 18 años de cárcel, el triple de la pena más grave.

La investigación, que dirige el juez Eduardo López-Palop, tiene acreditado que el desencadenante de la tragedia fue un exceso de aforo. Es decir, en un recinto donde solo podían entrar unas 7.000 personas, los organizadores permitieron el acceso a casi 12.000, el doble del aforo. Ha quedado acreditado que la causa de la tragedia, que costó la vida por aplastamiento a cinco jóvenes, fue que, una vez iniciado el espectáculo, se dejó acceder a la pista central, que ya estaba colapsada de personas, a una masa de jóvenes que hasta ese momento habían participado en un botellón celebrado en los aledaños del recinto municipal. Inicialmente fue imputado el concejal responsable de la policía local debido a la escasez de agentes enviados esa noche al pabellón para controlar la seguridad en el exterior. Pero este fue desimputado posteriormente. Los investigadores entienden que, aunque muchos de los asistentes al espectáculo se colaron al recinto a través de unas vallas del aparcamiento anexo al Madrid Arena, no cabe deducir de ello una negligencia atribuible a los agentes o sus mandos.

Aparte de Flores, también tendrán que sentarse posiblemente en el banquillo miembros del equipo de Seguriber, la empresa que se encargó de la vigilancia exterior del recinto, y de Kontrol 34, a la que se encomendó la seguridad interior.

La Fiscalía ha pedido un informe a la Clínica Médico Forense de Madrid para que analice el comportamiento del equipo médico que contrató el organizador del evento, y al que pagó algo más de 2.000 euros. No obstante, lo más probable es que todos ellos acaben en el banquillo.

Esto es, Simón Viñals, de 80 años, un enfermero también de edad avanzada y Carlos, un hijo de Viñals. Todo ellos por denegación de auxilio. Los investigadores entienden, basándose en los testimonios de los sanitarios del Samur que acudieron al pabellón, que Viñals “entró en pánico” y se quedó “bloqueado”. Cuando llegaron los miembros del Samur, Viñals se limitó a decir: “Fíjate, toda la noche trayéndome borrachos, y mira ahora...”, al tiempo que giraba la vista hacia el suelo, donde se hallaban tres de las chicas fallecidas, aún vestidas, prueba de que en ese momento ni siquiera habían sido sometidas a maniobras de reanimación. “No sabía qué hacer, estaba quieto en un rincón y no hacía nada”, describió al juez uno de los sanitarios del Samur. En la sala médica del pabellón solo había una camilla, y ningún monitor para atender una tragedia de este tipo, de ahí que varias de las chicas estuviesen tumbadas en el suelo.

La intención de los investigadores es dar por finalizada la investigación en Semana Santa y que el juicio pueda iniciarse a finales de año en un juzgado de lo penal de Madrid, coincidiendo con el segundo aniversario de la tragedia que costó la vida a cinco chicas la noche de Halloween en el Madrid Arena.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram