Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Albiol presenta por tercera vez su plan para acotar ayudas a la inmigración

El alcalde de Badalona promueve el reglamento para restringir las ayudas sociales no básicas

La oposición, formada por CiU, PSC e Iniciativa, tachan la medida de electoralismo y no la apoyarán

Albiol antes de ser juzgado en la Ciudad de la Justicia, Barcelona, acusado de xenofobia por el que fue absuelto.
Albiol antes de ser juzgado en la Ciudad de la Justicia, Barcelona, acusado de xenofobia por el que fue absuelto.

Xavier García-Albiol basó la campaña electoral que le catapultó a la alcaldía de Badalona en la mano dura contra la inmigración ilegal y avisó que exigiría un mínimo de cinco años de empadronamiento para acceder a las ayudas sociales no básicas. Albiol, que gobierna en minoría —10 ediles sobre 27—, presentó ayer por tercera vez en este mandato ese reglamento aunque necesita el apoyo de la oposición para tirarlo adelante. La izquierda lo rechaza el plan y CiU se inclina por votar en contra.

La medida se inscribe en el acuerdo del congreso del PP catalán en 2012, que aprobó acotar las ayudas no esenciales a la inmigración. Por tanto, el Consistorio seguirá cubriendo las básicas, con independencia del tiempo que un inmigrante lleve censado, por la pérdida de vivienda o en ayudas para pagar los suministros básicos o en medicamentos. Por contra, se restringirán subvenciones “complementarias” como el desplazamientos por empleo; el material y actividades extraescolar; las mejoras para la vivienda o a las personas con dietas especiales. “Es de justicia que quien lleva años pagando impuestos acceda a las ayudas por delante de quien acaba de llegar”, dijo Albiol. La norma afecta también a quienes hayan sido multados hace menos de dos años por la ordenanza de civismo.

Albiol ya presentó este plan en 2012 y en 2013 lo elevó a una comisión municipal. Nunca ha llegado al pleno. Jordi Serra, del PSC, tachó el reglamento de “cortina de humo” que solo busca votos a costa de enfrentar a la ciudadanía. En ese sentido, Serra apuntó que en 2013 Badalona concedió 950 ayudas y 726 fueron a ciudadanos españoles. “Es un plan demagógico, xenófobo y populista”, afirmó el ecosocialista Carles Sagués, que criticó que Badalona solo destine 800.000 euros a servicios sociales frente a los cuatro millones de Terrassa o los dos de Santa Coloma. “Pedimos un plan integral de lucha contra la pobreza”, dijo.

Ferran Falcó, de CiU, quiso desenmascarar a Albiol al avisar que el reglamento no tiene ningún impacto real y que afecta a un “reducidísimo universo de personas”. “¿Le negará los 20 euros de ayuda a un niño celiaco porque sus padres lleven menos de cinco años censados?”, se preguntó el convergente señalando que Albiol solo busca dar un “premio de consolación” a sus votantes al incumplir dos de sus promesas: que los libros de texto serían gratis y la mano dura contra la inmigración.