Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ERC rechaza los cambios que propone CiU para el complejo BCN World

El PSC limita la rebaja fiscal al juego al 25% si parte de los beneficios se reinvierten en Tarragona

Mucho tendrá que cambiar el planteamiento de CiU para que ERC pueda sumar en el proyecto de BCN Word. El diputado republicano Pere Aragonès ha sostenido esta mañana en el Parlament que mantiene las “dudas” con las que se inició la tramitación parlamentaria de la modificación del Centro Recreativo y Turístico de Vila-seca y de Salou, esencial para desbloquear el proyecto de casinos, hoteles y comercios. Esquerra rechaza la rebaja fiscal para el juego que ha promovido el Gobierno catalán, que pasaría del 55% actual al 10%, se opone frontalmente al juego a crédito y tampoco está dispuesta a dar libertad en la planificación urbanística, ya que considera que se debe respetar la edificabilidad actual de la zona.

En ese sentido van las enmiendas que el grupo republicano ha presentado en la cámara catalana, que muestra una posición difícilmente asumible para la Generalitat y para el grupo promotor del proyecto, Veremonte al sostener que la modificación de la ley supone un trato de favor. Pero el rechazo de ERC al proyecto, ha explicado Aragonès, se sustenta en otro argumento: la poca credibilidad de los datos sobre que ha presentado la Generalitat. De hecho, el diputado ha subrayado las pocas posibilidades de que el grupo pueda transaccionar sus enmiendas.

Pese a no mostrar la misma contundencia de Esquerra, el PSC ha promovido unas enmiendas que difícilmente permitirán a CiU sacar adelante el proyecto. Sin embargo, los socialistas han hecho gestos que podrían aproximarse a las demandas de Veremonte. Por ejemplo, el PSC presentará enmiendas con las que se permitiría también una rebaja fiscal pero nunca por debajo del 25% y siempre en el caso que el 10% de los beneficios del complejo se reinviertan en la zona de la Costa Daurada. Si esa reinversión fuera del 5%, el tipo impositivo sobre el juego sería del 35%. El diputado Xavier Sabaté ha fijado esa posibilidad de rebaja solo si hay compromiso de reinversión. Las enmiendas de los socialistas se oponen también a dar libertad urbanística al Gobierno y obligarían a que un 3% de los ingresos tributarios recaudados fueran a parar la lucha contra las adicciones al juego y a asociaciones de descapactidos.

Sabaté ha destacado que el PSC no está en contra de BCN World pero ha pedido la necesidad de “humanizarlo” y ha acusado al Gobierno catalán de no encarar el proyecto con el rigor suficiente. En ese sentido, el socialista ha negado la posibilidad de que su grupo pueda abstenerse en la votación, para dar mayores facilidades a la aprobación de la ley.

El diputado de CiU, Albert Batet, ha asegurado que su grupo tiene “voluntad de diálogo” y confía que el trabajo en ponencia dé sus frutos en las próximas semanas. De momento, entre las enmiendas que tiene previsto presentar destaca la que blinda los ingresos de la Generalitat en materia de juego para que pese a la reducción del 55% al 10% no vea mermada su recaudación, según ha avanzado hoy el diario Ara. Es justo lo que pidió el consejero delegado de Veremonte, Xavier Adserà, en su comparecencia parlamentaria durante la comisión para analizar la modificación de la ley. ERC considera que no hay fórmula legal que pueda garantizar ese punto.

Ni PP, el otro partido necesario para sacar adelante la propuesta, ni CiU han presentado todavía las enmiendas. El plazo concluye mañana por la mañana. El PP todavía no ha explicado cuál será su propuesta sobre la reducción fiscal, si bien enmendará el articulado referido al juego a crédito para que no aparezca precisamente esa palabra: crédito. El diputado Rafael Luna se ha limitado a asegurar que el Barcelona World no les convence: “Ahora lo que decimos es que estamos muy lejos de aprobar este proyecto”.