Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar de la Horadada se desentiende de su edificio emblemático

El Ayuntamiento desmonta la torre del centro cultural de La Paloma

Desmontaje del centro cultural de La Paloma en Pilar de la Horadada.
Desmontaje del centro cultural de La Paloma en Pilar de la Horadada.

Hubo una época reciente en la que las obras faraónicas y los proyectos megalómanos jalonaron el territorio valenciano. Cada alcalde quería tener un auditorio, un centro cultural o un polideportivo en su pueblo. La Ciudad de las Artes, la Ciudad de la Luz o el aeropuerto de Castellón son un buen ejemplo.

En Pilar de la Horadada, una localidad del sur de Alicante, limítrofe con Murcia, de unos 23.000 habitantes, el anterior alcalde socialista, Ignacio Ramos, adjudicó en 2001 el proyecto de construcción de un nuevo centro cultural, denominado La Paloma. Las obras arrancaron y el presupuesto se disparó de los 2,4 millones de euros iniciales a cerca de 9. El alcalde paralizó la obra debido a los sobrecostes. “Rescindí el contrato cuando vi que no podíamos pagar tantos sobrecostes”, admite Ramos.

Ahora el nuevo alcalde del PP, José Fidel Ros, ha decidido, tras ocho en los que la obra estuvo en barbecho, encargar el desmontaje del torreón para poder “dar uso a este proyecto que es una vergüenza para el pueblo”, asegura el primer edil. El presupuesto final previsto era de 12 millones de euros.

“Era una época de vacas gordas en la que se podían permitir esas obras faraónicas, pero ahora no”, asegura el edil del PP. Su antecesor en el cargo defiende su gestión: “Hacía y todavía hace falta una casa de cultura en Pilar, cuando vimos que se disparó el presupuesto paralizamos la obra, no me arrepiento de nada”, asegura el exalcalde socialista.

El actual alcalde del PP cifra en 64.000 euros las tareas de desmontaje de la torre, que durarán tres días, y se compromete a elaborar un proyecto, del que todavía no tiene presupuesto, para que el edificio “se ponga en uso, con el mínimo coste posible”. El exalcalde socialista admite que su único error fue “no haberle puesto de nombra la Gaviota”, con lo que el PP se sentiría más cómodo, y critica el “espectáculo mediático” que está dando el alcalde con este tema.

 

Más información