Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BNG plantea reducir el peso del voto en Lugo y Ourense sin recortar escaños

El Bloque hace un llamamiento al resto de la oposición para plantear un "frente común" contra el recorte de diputados que propone el PP

El BNG presentó este lunes su propuesta de reforma de la ley electoral que mantiene intacto el número de diputados (en la actualidad son 75, aunque el PP pretende suprimir 14 escaños) y defiende eliminar el tope mínimo de escaños por circunscripción para equilibrar el peso del voto en las cuatro provincias. En la actualidad, Lugo y Ourense aparecen primadas en el sistema como un modo de discriminación positiva que compensa a los territorios con menos población.

El sistema de reparto contempla que cada provincia tenga un mínimo de 10 escaños y que los otros 35 se distribuyan en función del número de habitantes. Los cambios propuestos por el PP admiten rebajar el mínimo por circunscripción a ocho escaños en una Cámara con 61 representantes.

Lo que propone el BNG es suprimir el mínimo por provincia y que el reparto sea más proporcional. Lo explicó ayer el portavoz nacional del frente, Xavier Vence, quien recordó que con el reparto actual para conseguir un escaño en alguna provincia bastan 23.435 papeletas frente a los 47.700 que se precisan en la circunscripción de al lado.

Tanto Vence como el portavoz parlamentario del BNG, Francisco Jorquera se mostraron muy duros con la propuesta de Feijóo, que calificaron como un ataque a la autonomía alentado por los “lobbies de Madrid”. Un sistema “para un país enano con un presidente enano”, subrayó Vence, que pidió lograr el ahorro de un millón de euros anuales que pretende el PP suprimiendo diputaciones y asesores, “de los 46 que se dedican a la mentira y la propaganda” en la Xunta.

Vence acusó al presidente de pretender aumentar el diferencial que ahora le permite “contar con el 55% de los escaños pese a tener el 44% de los votos” y pidió una marcha atrás en sus planes. Vence calificó de “cutre” el argumento del ahorro que consideró “insignificante” y exigió al PP que no cambie las reglas de juego sin contar con los demás partidos.

La contrarreforma de la Cámara que propone pide flexibilizar los criterios para hacer posibles las iniciativas legislativas populares y eliminar la barrera del 5% de los votos para que un partido pueda tener representación parlamentaria. También hizo un llamamiento al resto de la oposición para integrar un frente común que paralice “el recorte en democracia que pretende el PP”.