Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El complicado derecho foral valenciano

Las Cortes han aprobado tres leyes destinadas a recuperar el derecho civil valenciano

El derecho foral es una de las piezas más singulares de la arquitectura del autogobierno valenciano. La competencia para legislar a partir del derecho valenciano —de raíz distinta del castellano y mantenido en algún caso por la costumbre, pese a la derogación de los fueros en 1707— se previó en el Estatut d’Autonomia de 1982. Esta potestad, sin embargo, quedó vacía de contenido diez años más tarde tras el pronunciamiento del Tribunal Constitucional sobre la ley de Arrendamientos Históricos Valencianos recurrida por el Gobierno central.

La reforma del Estatut de 2006 recuperó de manera decidida la competencia para ejercer el derecho foral civil valenciano a través del artículo 7 del nuevo texto. Desde entonces, las Cortes han aprobado tres leyes destinadas a recuperar el derecho civil valenciano: una relativa al régimen económico matrimonial, otra sobre custodia compartida de los hijos y una tercera sobre la regulación de las uniones de hecho. Una cuarta ley, la de sucesiones, quedó en la cuneta en 2010 por los enormes problemas que generaba su aplicación, cuestionada por notarios y registradores.

Las tres leyes de recuperación del derecho foral valenciano han sido recurridas por el Gobierno ante el Constitucional. El director general de Abogacía de la Generalitat, Jesús Torrejón, admite que se ha producido un cambio en la actitud el Gobierno central, que inicialmente no cuestionó la competencia de la Generalitat para impulsar un derecho civil propio.

“Ahora les da miedo abrir el melón del derecho civil valenciano, porque si nos dan la razón se consolidará una situación asimétrica”, explica Torrejón, que añade que el Gobierno central se opone ahora frontalmente a que la Generalitat impulse una legislación civil diferenciada de la castellana. “Doctrinalmente, el Estado se sitúa ahora en el año 1992”.

El derecho civil valenciano es uno de los mayores de toda Europa. Antes del decreto de nueva planta de 1707, el antiguo Reino de Valencia llegó a recopilar más de 5.000 fueros. Sin embargo, los derechos forales valencianos quedaron excluidos de las compilaciones realizadas durante el franquismo, lo que dificulta ahora su reconocimiento.