Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aplicaciones móviles para aparcar son incompatibles entre barrios

Las concesionarias de los parquímetros cambian los límites de sus áreas y provocan las quejas de los usuarios, que no saben qué programas descargar

Un parquímetro con el que se puede usar la aplicación epark. Ampliar foto
Un parquímetro con el que se puede usar la aplicación epark.

Durante casi dos meses Magdalena Azabal ha utilizado una aplicación móvil para pagar el parquímetro en la zona de Moncloa de Madrid, donde aparca su coche. Cogía el teléfono desde su casa y, sin moverse de ahí, realizaba el pago a través del servicio e-park. Si tenía que ir a otra zona, un plano le indicaba si podía usar esa misma aplicación. “Esa es la gran ventaja de sistema”, cuenta. El problema llegó cuando, hace unas tres semanas, apareció en su coche “un papelito” con una multa de 90 euros. “El controlador decía que la zona que pertenecía a mi aplicación había cambiado y que, por tanto, era como si no hubiera puesto el papelito”, relata molesta.

Al día siguiente, a su hija le ocurrió lo mismo. María Otheo, de 31 años, dejó su vehículo en la calle de Fernández de los Ríos, en Chamartín, y utilizaba desde hace tres meses e-park. “Me pusieron una multa de 90 euros. En la aplicación no decía nada de que hubiera un cambio de zona, aunque eso es lo que sostiene el controlador”, reclama Otheo que subraya que en el parquímetro de su zona ya no está la pegatina de e-park. También le ha pasado a su hermana, que luego cambió a eysamobile, la aplicación que le correspondía a su zona, aunque le volvieron a poner una sanción. “¿Entonces si cambian de barrio, por qué no dicen algo en la aplicación para avisarnos?”, se pregunta Otheo, indignada.

La confusión y las dudas las genera un proyecto piloto de pago de parquímetros a través de las aplicaciones móviles por diferentes barrios de Madrid. Algunas de las empresas concesionarias que gestionan el SER (Servicio de Estacionamiento regulado) desarrollaron esta herramienta informática que se podía descargar incluso desde la página de Ayuntamiento, para facilitar el pago a través del teléfono. Así, el grupo SETEX creó e-park, que funcionaba en el distrito de Chamberí; Dornier desarrolló telpark, en el barrio de Los Jerónimos; y EYSA puso a trabajar eysamobile en el barrio de Salamanca.

Jaime López de Aguilar, presidente del grupo Setex, explica que el 1 de noviembre hubo un concurso púbico para la gestión del SER, lo que cambió la distribución de las zonas. “A partir del 1 de noviembre hubo una nueva distribución de zonas con las concesionarias. El nuevo contrato supuso un acuerdo para compatibilizar sistemas y extender el uso a toda la ciudad. De modo que, si hay aplicación en el móvil, tiene que funcionar en todos los sitios”, cuenta. López de Aguilar argumenta que esta expansión se está haciendo de forma “gradual”, lo que ha podido ocasionar algún problema. “Lógicamente en este procedimiento de ampliación, que terminará en mayo o junio de 2014 y donde intervienen varias empresas, ha habido algún caso de alguna información que se ha perdido en el camino. Se han puesto denuncias en el parabrisas pero que no se han convertido en multas”, asegura.

“Por la ampliación a todo Madrid hay un factor técnico que a veces puede fallar”, aseguran desde telpark. “Pero en general la aplicación funciona muy bien y la gente está contenta”, añaden. En cualquier caso, desde las concesionarias afirman que las personas que hayan tenido algún problema pueden pedir un certificado digital de que han abonado a través del móvil y con este documento se puede anular la multa.

Pese a la opinión de las empresas, las quejas continúan. Mario Arnaldo, presidente de la Asociación de Automovilistas Europeos Asociados, denuncia que desde octubre recibe “bastantes” quejas sobre este asunto. “Las más frecuentes son de multa cuando se ha obtenido un tique a través de la aplicación informática de otro distrito”, dice. “Es inadmisible que, siendo el mismo sistema en Madrid, tengas que descargarte una aplicación diferente por cada barrio”. Arnaldo explica que este sistema funciona de forma caótica para el usuario, que se ve obligado a tener varios saldos, según el número de aplicaciones que utilice para el mismo fin. “El problema es que la aplicación es distinta dependiendo de la concesionaria. Ello supone que tengas un monedero y un saldo por cada uno. Aunque el SER esté otorgado a varias empresas, eso no tendría que ser impedimento para que todas usarán el mismo medio de pago”, concluye.

Las aplicaciones funcionan desde diciembre en todo el ámbito del SER, según el Ayuntamiento

El Ayuntamiento de Madrid aprobó el pasado 25 de julio la primera prueba piloto para la puesta en marcha de ensayos piloto con aplicaciones de pago por móvil en el Servicio de Estacionamiento Regulado. Progresivamente se pusieron en marcha las aplicaciones de Telpark, e-park, Eysa-Mobile y Pago-Parking, estando en vigor actualmente sólo las tres primeras.

En un primer momento las aplicaciones de pago por móvil se podían utilizar únicamente en las zonas correspondientes a la empresa concesionaria que había desarrollado la aplicación; no obstante posteriormente se autorizó a las empresas a ampliar la validez de las tres aplicaciones informáticas, por lo que de manera progresiva se fueron abriendo todas para ello. A partir del pasado diciembre todas las aplicaciones están en funcionamiento en todo el ámbito del Servicio de Estacionamiento Regulado (SER).

Todas las denuncias surgidas a raíz de la puesta en marcha y ampliación de las aplicaciones de pago por móvil han sido fruto de esta apertura progresiva de las aplicaciones al ámbito completo de la zona SER. Con carácter general se están resolviendo progresiva y favorablemente a favor del ciudadano, afirman desde el Ayuntamiento.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram