El Arts Santa Mónica exhibe un diálogo visual entre Roma y Nueva York

La muestra es un trabajo del poeta Valentí Gómez y la fotógrafa Marga Clark

Una de las creaciones de Marga Clark, que trabaja la memoria en cajas cubierta con imágenes de mujeres anónimas
Una de las creaciones de Marga Clark, que trabaja la memoria en cajas cubierta con imágenes de mujeres anónimas

Un encuentro puede cambiar la vida y Roma es una de aquellas ciudades que favorecen esa clase de sucesos. Así empezó hace veinte años la historia personal y profesional de los artistas multidisciplinares y cosmopolitas Marga Clark y Valentí Gómez i Oliver, que ahora toma forma en la exposición Locus Naked, abierta en el centro Arts Santa Mónica de Barcelona, hasta el 12 de enero. La muestra plasma un diálogo poético visual entre las dos ciudades más arquetípicas del planeta, a partir del encuentro en Roma entre Valentí Gómez, poeta y pintor, originario de Barcelona, afincado en la ciudad eterna y Marga Clark, fotógrafa y escritora nacida en Madrid y residente en Nueva York.

Roma y Nueva York

“Enseguida nos dimos cuenta de que nuestro background era muy diferente, pero que a la vez nuestras vidas discurrían paralelas, de la misma forma que Roma y Nueva York siendo dos ciudades a primera vista opuestas, tienen muchos puntos de contacto. Una es aparentemente más desalmada y la otra más espiritual, pero ambas tienen la capacidad de modelar el carácter y marcar el individuo”, asegura Clark. “Ambas ciudades tienen conciencia de lo que son, aunque cada una desea lo que tiene la otra. Ambas son célebres por sus puentes y por ser lugares de encuentro y relación, ágoras contemporáneas que tras una apariencia de contrarios demuestran una gran similitud en la esencia”, añade Gómez.

Un callejón de Brooklyn fotografiado por Marga Clark
Un callejón de Brooklyn fotografiado por Marga Clark

Su planteamiento se plasma en un conjunto de obras, que los dos han ido produciendo a lo largo de los años: Gómez, poemas y dibujos y Clark, fotografías, prosas poéticas y objetos. Como las dos ciudades que han marcado sus vidas e inspirado su trabajo, la obra tanto plástica y visual como literaria de los dos creadores tiene muchos puntos de contacto, aunque también esgrime características absolutamente personales e individuales.

Poeta de formación académica clásica y docente de la universidad de Roma, Gómez también se dio a conocer por haber traducido textos míticos, como la edición castellana de El libro de los muertos, realizada a partir de la versión directa al italiano del jeroglífico considerado el texto más popular de la literatura religiosa del antiguo Egipto y el mejor documentado que nos ha legado esta civilización. En cambio los textos poéticos de Clark — que tiene numerosos libros publicados y en 2008 recibió el Premio Villa de Madrid de poesía por El olor de tu nombre— son mucho más libres, secos. En el caso de Nueva York incluso descarnados. Sus textos acompañan las imágenes de libros de bibliófilo y carpetas fotográficas, de modo que a lo largo de su trayectoria la poesía se convierte en un elemento articulador y esencial de su obra fotográfica, que en 1985 entra en el MOMA de Nueva York con su primer libro titulado: Static Movement. Al lado de su rigurosas imágenes en blanco y negro, los dibujos de Gómez, de líneas onduladas, sinuosas, a veces casi esbozadas, transmiten una sensación de ligereza extrema. Además de compartir su vida personal desde el día que se encontraron en Roma, también han realizado diversos proyectos conjuntos, como “un viaje real e imaginario al antiguo mundo maya desde el presente”, cuyo resultado ha sido un libro, Flor de Fuego (JS ediciones) y una exposición centrada en la cosmogonía maya y en el número 12.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Imágenes en blanco

“Las piezas demuestran que la reflexión va cambiando a medida que pasan los años”, apunta la artista, que trabaja el tema de la memoria también en unas cajas que llevan en la cubierta la imagen de mujeres anónimas. Las ha bautizado arqueotipos, “objetos que materializan el tiempo detenido y la memoria colapsada de los seres olvidados”, indica.

Locus Naked, que se presentará próximamente en Madrid y las metrópolis protagonistas, se completa con un vídeo de 18 minutos que proyecta en loop un diálogo audiovisual entre Nueva York y Roma cuyas palabras son subrayadas por las imágenes de las dos ciudades fotografiadas por Clark, casi siempre en blanco y negro. “Roma y Nueva York son como un oxímoron: la antigüedad modernizada y la modernidad anticuada”, concluye Gómez.

 

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS