Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Generalitat estudia fórmulas sobre cómo elaborar un censo electoral

La vicepresidenta Ortega explica que 20 personas diseñan la organización de la consulta

La Generalitat está estudiando fórmulas sobre cómo elaborar un censo electoral para no utilizar el del Estado, que tiene competencias exclusivas sobre el mismo. “Ya estamos trabajando en ello", ha afirmado esta mañana la vicepresidenta Joana Ortega, la persona elegida para llevar a cabo la organización de la consulta que ya tiene pregunta y fecha, el próximo 9 de noviembre. Aunque todavía no han empezado con los nombres y apellidos, Ortega ha asegurado en una entrevista en TV-3 que están trabajando pero que no han pedido al Estado español colaboración para elaborar el censo. El equipo electoral de la Generalitat está formado normalmente por cinco personas pero se ha ampliado a una veintena para preparar el referéndum. Dos de esos funcionarios acaban de llegar de Ginebra donde han estado estudiando cómo organizan las consultas. "Queremos ver de qué manera trabajan allí en el día a día de los referéndums", ha añadido la vicepresidenta en alusión a la tradición existente en Suiza de plantear consultas a la ciudadanía. El decreto de convocatoria será el que fije la edad a partir de la cual se podrá votar. "La voluntad es que puedan votar el máximo de personas", ha asegurado Ortega.

La partida destinada en los presupuestos que previsiblemente se aprobarán en el Parlament la próxima semana es de cinco millones de euros. Sin embargo, Ortega ya anunció hace unos días en la Cámara que la cifra es "ampliable hasta donde sea necesario". El coste es actualmente una incógnita. El Ejecutivo catalán sostiene que todo dependerá de cómo se articule el referéndum y a través de qué instrumento jurídico. Pero no solo por eso. Por ejemplo, una urna de cristal tiene coste de 30 a 40 euros pero una de cartón, solo dos. En el Quebec, donde viajó Ortega hace unas semanas, las utilizaron de cartón y luego las reciclaron en los colegios convirtiéndolas en teatros de marioneta para niños. La vicepresidenta tiene previsto viajar en febrero a Suiza cuando está prevista la celebración de otra consulta.

El Departamento ha estudiado por el momento dos formas de organizar la consulta: o bien el voto electrónico, que obliga a los ciudadanos a desplazarse y que tiene la virtud de que el resultado se sepa de forma automática, o el voto telemático, que permite votar por la red. Este sistema es el  preferido por el  Gobierno catalán, que aspira a evitar los problemas que surgieron en las últimas elecciones autonómicas cuando muchos electores que residen en el extranjero tuvieron problemas para votar por correo. Fuentes del Departamento aseguran que han recibido multitud de peticiones de catalanes que viven fuera de España para que se facilite su voto en la consulta. El voto telemático se utiliza en Suiza de forma habitual para plantear las consultas a la ciudadanía. Se ha usado también recientemente en Suecia y en el Quebec. Su principal dificultad es que se debe encriptar para garantizar que no haya manipulaciones en el momento de votar y su presupuesto.

El principal escollo del proceso es, en cualquier caso, el censo electoral, que es propiedad del Estado y que la Generalitat, aunque conoce su contenido, no puede utilizar. La fórmula que se está estudiando es crear un Registro de participantes, que se incluiría en la futura Ley de Consultas que se está tramitando en el Parlamento catalán, que se formaría después de que los electores, como personas físicas, dieran su autorización para incorporar sus nombres y apellidos a un nuevo censo.

Artur Mas logró ayer un golpe de efecto al pactar con sus socios de Esquerra Republicana, pero también con Iniciativa y la CUP, una propuesta de pregunta y fecha para el referéndum de autodeterminación que quiere celebrar en Cataluña. “¿Quiere que Cataluña se convierta en un Estado? Sí o no”. A continuación, y en caso afirmativo, habrá una segunda cuestión: “¿Quiere que este Estado sea independiente? Sí o no”. El acuerdo de los partidos también fija la fecha del 9 de noviembre de 2014 para celebrar la votación. "Ahora tenemos un margen para seguir negociando para buscar la vía. Rajoy tiene un problema y es que está enfadado con todos los catalanes. Yo creo en el diálogo", ha asegurado esta mañana la vicepresidenta del gobierno catalán.

Más información