La Peineta, tres años de obras sin licencia

La construcción se realiza desde 2011 con autorizaciones provisionales por la falta del visto bueno de Bomberos y Tráfico. FCC aplaza el pago de los impuestos hasta 2016

Estado de las obras del nuevo estadio del Atlético de Madrid el pasado mes de septiembre.
Estado de las obras del nuevo estadio del Atlético de Madrid el pasado mes de septiembre.carlos rosillo

El Atlético de Madrid lo asegura tajantemente: “La construcción del estadio avanza de manera firme y definitiva”. La Peineta debe estar lista el 30 de junio de 2016, y costará 218 millones de euros, según las cuentas del club, a las que tuvo acceso EL PAÍS. Pero las obras están lejos de ir como la seda. Para empezar, llevan casi tres años haciéndose sin licencia porque carecen del visto bueno de los bomberos, entre otros. El Ayuntamiento dio su autorización para que empezaran los trabajos de forma provisional, y así siguen hasta ahora. Tampoco se han pagado los impuestos correspondientes: la constructora ha pedido su aplazamiento. Y, entre tanto, el Atlético sigue pagando su futuro estadio dando al Consistorio entradas para partidos; ya lleva abonados 6,1 millones.

» La Operación Calderón. El Ayuntamiento, gobernado entonces por Alberto Ruiz-Gallardón, firmó un convenio patrimonial con el Atlético en diciembre de 2008 para que se mudara al estadio municipal. La instalación, inaugurada en 1994 tras una inversión de 50 millones, estaba “infrautilizada” y presentaba “un importante estado de deterioro”, según el Ayuntamiento, que quería convertirla en estadio olímpico. El Atlético se comprometió a comprar la parcela por 41,2 millones. El estadio se tasó en cero euros, pero se obligó al club a construir otro nuevo en su lugar antes de junio de 2015, con un presupuesto de 195 millones.

UPyD teme un trato de favor al Atlético

El líder municipal de UPyD, David Ortega, ve “muchas irregularidades” en las obras de La Peineta, que espera “que el Ayuntamiento aclare”.

“Tememos que se esté dando trato de favor a FCC y al Atlético de Madrid”, añade.

“No entendemos que las obras avancen sin licencia, o que se permita aplazar el pago de impuestos. Ni entendemos que el Ayuntamiento pagara 15 millones por el proyecto y la dirección de obras”, añade, en alusión al acuerdo de 2008.

“Dudamos de la legalidad del pago en especie, y desde luego nos parece una forma de pago muy poco seria. ¿Acaso va a abonar el Ayuntamiento sus facturas con entradas del Atlético?”.

Para pagarlo, el Atlético firmó en junio de 2010 un acuerdo con FCC y Mahou. La constructora debía derribar el Vicente Calderón y la fábrica de cerveza y levantar allí 2.000 viviendas. Con su venta ingresaría 276 millones y podría pagar La Peineta y soterrar además la M-30 junto al estadio (40 millones más).

» Sin informe de bomberos. El coste inicial de La Peineta ya se ha disparado a 218 millones, y su fecha de finalización se ha atrasado un año. Hasta junio de 2013, las obras habían costado 24 millones. El club pidió la licencia para iniciarlas en marzo de 2011, pero aún no la tiene porque falta el visto bueno de los bomberos y el informe sobre el impacto en el tráfico. Hasta hace semanas, carecía también del permiso del Ministerio de Fomento para instalar tres grúas cuya altura podía interferir con el aeropuerto de Barajas.

El Ayuntamiento, que se comprometió con el Comité Olímpico Internacional a tener el estadio listo en junio de 2015 en caso de obtener los Juegos, permitió el inicio de las obras sin licencia, algo que la normativa permite en proyectos complejos. En julio de 2011, autorizó la demolición parcial del antiguo estadio y el movimiento de tierras. En diciembre de 2011, autorizó los trabajos de cimentación. En julio de 2013, a la vista de que las obras avanzaban pero la licencia seguía estancada, permitió concluir todos los trabajos por debajo de rasante.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
La empresa pidió permiso para las grúas por la cercanía de Barajas

» Impuestos a plazos. De esta forma, FCC ganó tiempo. Además, dado que el proyecto se tiene que pagar con los pisos del Vicente Calderón y esa parte de la operación sigue paralizada por la justicia, la constructora decidió aplazar hasta 2016 el pago del impuesto de obras. Hasta ahora, sólo ha abonado 1,5 de los 7,1 millones del inicio. Este aplazamiento se permite generalmente a empresas con dificultades económicas; implica el pago de unos intereses de demora del 4% (en este caso, 600.000 euros). El Atlético, por su parte, adeuda 2,8 millones a la Comunidad y al Ayuntamiento, según figura en sus cuentas.

» Pago con entradas. El club lleva desde diciembre de 2008 pagando por anticipado los 41,2 millones de la parcela de La Peineta. De esa cantidad, hay que descontar 4,4 millones por la construcción en el estadio de una base del Samur. El resto, lo debe abonar en especie entre 2009 y 2016. El pago en especie corresponde fundamentalmente a la entrega al Ayuntamiento de entre 500 y 1.000 entradas por partido de Liga y Copa, a un precio medio de 40 euros. Las entradas se reparten entre escuelas de fútbol, o sirven para atenciones protocolarias y “solicitudes puntuales”.

Entre enero de 2009 y junio de 2012, el Atlético pagó 3,5 millones mediante la entrega 86.584 entradas (un 22%, de competiciones europeas, que no estaban incluidas en el convenio). Hasta junio de 2013, ha pagado 4,65 millones con entradas. En junio de 2014, serán ya 6,1 millones. A este ritmo, es difícil que el club pueda abonar todo el dinero en especie. También cabe la posibilidad de ceder el uso del Vicente Calderón al Ayuntamiento hasta un máximo de ocho días al año por 320.000 euros diarios, pero hasta ahora no se ha hecho ni una sola vez.

El Atlético abona 6,1 millones de euros de su nuevo campo con entradas de fútbol

Así, pues, el Atlético parece abocado a pagar, en 2016, una cantidad de dinero adicional en metálico por La Peineta, que calcula entre 19 y 29 millones. De ese dinero, tiene provisionados 20,5 millones, que sería la cantidad que tiene previsto tener que pagar finalmente en metálico.

Para cumplir su cálculo, sin embargo, debería seguir dando entradas a pleno ritmo y, además, ceder el Calderón ocho días por temporada desde ahora a 2016, algo que parece improbable visto los precedentes. En caso contrario, deberá reservar más dinero en años venideros para pagar su nuevo estadio a tocateja en 2016.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS