Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Monteagudo recurre la decisión del juez del Madrid Arena de investigarle

Su defensor sostiene que el juez justifica la medida "sólo en una versión de parte"

El letrado del Ayuntamiento critica el auto de López Palop

El jefe de la Policía Municipal de Madrid, Emilio Monteagudo, recurrirá la pieza separada que el juez instructor del caso Madrid Arena, Eduardo López-Palop, decidió abrir hace dos días contra la cúpula policial de la capital por un delito de falsedad documental.

Lo ha avanzado esta mañana el abogado defensor de Monteagudo, Santiago Díaz, en referencia a la decisión del juez de investigar si la Policía Municipal aportó a la causa un informe manipulado sobre la calificación del riesgo del evento. El juez quiere saber si, a lo largo de la noche de la tragedia, los agentes elevaron de nivel moderado a alto el riesgo de la fiesta en la que murieron cinco chicas el 1 de noviembre de 2012. O si, por el contrario, tal y como sostienen las acusaciones, nunca lo hicieron e, incluso falsificaron el documento donde se reflejaba ese incremento del riesgo para tapar una posible mala actuación policial.

El pasado junio, López Palop ya anunció a las partes la apertura de esta pieza separada tras detectar contradicciones entre imputados y testigos sobre este punto y después de que lo hubieran solicitado las acusaciones particulares, petición a la que se sumó la fiscal. La supuesta falsedad fue destapada por la responsable del operativo policial que acudió esa noche al Madrid Arena, Cándida Jiménez, que declaró ante el juez que el evento fue catalogado de riesgo medio. Pero nunca alto como se indica en los informes policiales. El problema es que son estos los informes que en su día se elevaron tanto a la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, cuando pidió explicaciones sobre la tragedia, como al juez instructor.

También son claves las declaraciones como testigos de dos mandos policiales, que se produjeron a principio de junio: Oskar Santos y Gerardo del Rey. Ambos, así como Emilio Monteagudo, imputado en la causa principal, continúan en sus cargos. También sigue ejerciendo Cándida Jiménez, que aseguró que tuvo que hacer varios informes tras la tragedia, que no le dieron los medios para actuar aquella noche y que el nivel nunca se movió. Según consta en el auto, las acusaciones justifican además la apertura de la pieza separada en que la concejal de Seguridad, Fátima Núñez, dijo en su declaración que el documento se elaboró para la comisión de investigación municipal. Este informe está fechado el 6 de noviembre de 2012, cinco días después de la tragedia.

A la entrada de los juzgados madrileños de plaza de Castilla, el letrado ha considerado que la apertura de esta pieza separada "no era muy pertinente, ni procedente" y que, por ello, van a recurrirla. Según el abogado defensor, el juez López Palop ha basado su decisión "sólo en una versión de parte", en referencia a la declaración de Jiménez y en los escritos de las acusaciones particulares.

Ha señalado que la imagen que se está transmitiendo sobre su cliente "no es la mejor posible", aunque ha evitado aclarar si Monteagudo se ha planteado dimitir de su cargo, tal y como le han reclamado los grupos de la oposición política madrileña. La apertura de esta pieza separada afecta no solo a Monteagudo, que está imputado en la causa general junto al resto de la cúpula de la policía, sino también a Óscar de Santos, Gerardo del Rey y Emilio Rodríguez Corral.

Por su parte, el abogado del Ayuntamiento de Madrid, Luis Rodríguez Ramos, ha criticado la decisión del juez. "No tiene ni idea de lo que es un delito de falsedad documental", ha subrayado el letrado, quien ha destacado que "no hay pieza separada porque no hay conexión de hechos". "Se tenía que haber mandado a reparto", ha añadido.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >