Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Controlado el incendio del Baix Empordà

El Departamento de Agricultura y Medio Natural trabaja con la hipótesis de que el fuego fue intencionado

La acción del hombre, voluntaria o no, podría estar tras el inicio del incendio del Baix Empordà. Los agentes rurales, encargados de determinar las causas del incendio, trabajan con esta hipótesis. El incendio de Vilopriu ha entrado esta mañana en fase de control. El vuelo de reconocimiento que han hecho los helicópteros de los Bomberos de la Generalitat ha permitido ver que prácticamente no existen conatos de fuego dentro de las 869 hectáreas de perímetro.

Los agentes rurales que han estado investigando el lugar donde se declaró el incendio a las 18.27 horas del pasado lunes, en una pista forestal situada entre las localidades de Camallera y Vilopriu, explican que no había ninguna torre eléctrica ni hubo relámpagos. La opción que toma más fuerza es que alguien, intencionada o no intencionadamente, causó el fuego. Esta misma sospecha tienen parte de los bomberos que han participado en la extinción de este incendio y que conocen la zona.

No se prevé poder pasar a la siguiente fase, es decir la “extinción”, hasta que haya superado este episodio de fuerte viento y extrema sequía. El delegado de Interior en Girona, Alberta Ballesta, ha explicado que 46 dotaciones han trabajado intensamente esta noche remojando aquellos puntos donde todavía pudiera haber fuego. “La tramontana, que sopla, pero sopla flojo nos ha ayudado muchísimo en el trabajo de esta noche”, ha asegurado Ballesta.

Finalmente la lengua de fuego que empezó en Camallera y avanzó 10 km en determinados momentos hasta a 12 km/h afectando principalmente las poblaciones de Foixà, Colomers, Vilopriu y Jafre, ha quemado una extensión total unas 550 hectáreas, 365 de forestales y 160 de agrícolas. Ballesta ha aprovechado para mandar un mensaje al pedir que mientras sigan estas condiciones meteorológicas tan adversas “se abstengan de hacer quemas, porqué ponemos mucho en riesgo el territorio”.

Por su parte, el consejero de Territorio, Santi Vila, que se ha desplazado a la zona para visitar las principales poblaciones afectadas por el fuego, ha dado la razón a los alcaldes que han exigido la mejora del mantenimiento de las zonas de los ríos. El consejero sostiene que “es importante que se refuerce la transición entre los núcleos habitados y las áreas boscosas”.

Vila ha avanzado que el presupuesto de 2014 de la Generalitat ya incluye una partida de 200.000 euros para desarrollar estos trabajos en los ríos, aunque también ha destacado que los planes de ordenación urbana de las poblaciones deberían contemplar "un cordón preventivo" entre las zonas forestales y las viviendas. Según él, es necesario garantizar "unos espacios de protección" para evitar que un incendio pueda alcanzar los núcleos habitados, especialmente cuando las condiciones meteorológicas son desfavorables, y para que los Bomberos puedan concentrarse en la extinción del fuego y no en la protección de las personas.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información