El PSC escenifica su división con una votación en la ejecutiva

La dirección replica que los críticos representan solo el 25% del partido

De izquierda a derecha, Núria Marín, Pere Navarro y Antonio Balmón.
De izquierda a derecha, Núria Marín, Pere Navarro y Antonio Balmón.toni garriga / EFE

La ejecutiva del PSC derivó ayer en un nuevo enfrentamiento entre el sector catalanista y la dirección liderada por Pere Navarro. Tanto, que para adoptar el acuerdo que se discutía hubo de votarse a mano alzada, algo que ninguno de los presentes recordaba que hubiera sucedido en los últimos años. Los críticos perdieron por 9 a 25, pero quedó constancia de nuevo del clima de división que viven los socialistas catalanes.

El acuerdo que derivó en la votación es casi lo de menos, según coinciden fuentes de ambos sectores. El alcalde de Tarragona y primer secretario del PSC del Camp de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros, defendió la propuesta de destituir a la ejecutiva local de Cambrils (Baix Camp) y nombrar una gestora presidida por el diputado Xavier Sabaté.

El tema generó un debate intenso en el que el sector crítico se opuso a destituir a la primera secretaria del PSC de Cambrils, Anna Peláez, adscrita a la corrientre crítica Avancem que lidera Joan Ignasi Elena, diputado en el Parlament y exalcalde de Vilanova i la Geltrú. Los argumentos de los críticos es que no estaban justificadas las irregularidades que relataba Ballesteros y pidieron un aplazamiento a la espera de tener más datos.

“Hay gente que no admite que perdió un congreso”, dice un dirigente

Pere Navarro se opuso y explicó que durante el debate había quedado claro el sentir mayoritario de la ejecutiva del partido, pero Daniel Font, adscrito al sector crítico solicitó una votación, algo insólito en ese órgano de dirección que siempre toma los acuerdos sin necesidad de votar.

Al final, nueve de los 34 asistentes se desmarcaron de la dirección. Además de Daniel Font y de Elena, votaron con el sector crítico las diputadas en el Parlament Marina Geli y Rocío Martínez Sampere; el jefe de la oposición del Ayuntamiento de Barcelona, Jordi Martí; la exdiputada Laia Bonet; Marc Mur, alcalde de Flix, y los integrantes de Avancem Jordi del Río y Fabián Mohedano. Algunos de ellos definieron lo ocurrido como una purga que tendrá continuidad en otras agrupaciones críticas.

“Hay gente que quiere demostrar cada día que son el 20% del PSC, pero no admiten que perdieron un congreso”, explicó un dirigente de la línea oficial. En su opinión, lo ocurrido en la ejecutiva es “una escenificación más de un colectivo que ha decidido que la dirección del PSC no tenga ni un minuto para reconstruir el proyecto socialista”.

“Este partido es cada vez más pequeño”, replica Marina Geli

Los críticos, por el contrario, tienen otra visión y recuerdan que Anna Peláez, la destituida primera secretaria de Cambrils, replicó con dureza en un artículo a Antonio Balmón, secretario de acción política del PSC, después de que este dijera que algunas personas del sector crítico sobraban en el PSC. “Cuando los dirigentes de un partido no escuchan lo que ocurre a su alrededor, tanto dentro como fuera, llegan al autismo suicida de un proyecto en el que un día creyeron. ¿Qué se piensan que son? ¿Por qué ese desprecio por su gente?”, decía el artículo crítico. Peláez ayer anunció que abandonaba el partido y denunció que había apartada por ser crítica, informa Mercè Pérez.

“Este partido es cada vez más pequeño y lo están haciendo todo al revés en lugar de utilizar la capacidad de sumar”, declaró Marina Geli para referirse a la dirección. “Yo no creo que sea una purga como piensan algunos compañeros, sino la incapacidad para gestionar la complejidad”, aseguró la exconsejera.

Antonio Balmón, por su parte, recordó que lo ocurrido ayer “no tiene más lecturas, aunque haya gente que lo quiera aprovechar”. Para el dirigente del PSC, “en este partido se han montado muchas gestoras y no ha pasado nunca nada” y recordó que en la misma ejecutiva de ayer se destituyó al primer secretario del PSC de Cunit y no se produjo ninguna discusión.

La ejecutiva destituida de Cambrils denuncia que la dirección del PSC del Camp de Tarragona jamás se había puesto en contacto para conocer la realidad de su agrupación. También anunció que dejará el PSC el concejal Daniel Pallejà, aunque tiene la intención de mantener el acta de concejal. El exalcalde socialista de Cambrils, Robert Benaiges, tiene previsto explicar hoy su futuro en el PSC después de haber tenido la vara de mando de 1997 y 1999 y posteriormente de 2003 a 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50