Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las familias se quejan de exámenes fijados el día de la huelga

La Confederación Gonzalo Anaya recuerda que esas pruebas no pueden perjudicar al alumnado

La programación de exámenes el día 24 de octubre, coincidentes con la huelga general de la enseñanza, en algunos institutos de Educación Secundaria (IES) de Alicante y Castellón han puesto en alerta a las asociaciones de padres y madres de la escuela pública. Así lo hizo saber ayer la Confederación Gonzalo Anaya. Ante las quejas recibidas y la preocupación detectada en torno a la posibilidad de exámenes en día de la huelga contra la LOMCE, la Gonzalo Anaya ha recordado que, a partir de 3º de la ESO, los alumnos que no hagan un examen programado ese día, no pueden verse afectados en la evaluación, siempre y cuando la inasistencia a clase se haya decidido colectivamente.

La Gonzalo Anaya sustenta esta afirmación en el artículo 34.1 del decreto autonómico de Derechos y Deberes, que dice: “Las decisiones colectivas de inasistencia a clase de los alumnos y las alumnas a partir del tercer curso de la ESO, con respecto a la inasistencia a clase, no tendrán la consideración de faltas de conducta ni serán objeto de sanción cuando éstas hayan sido resultado del ejercicio del derecho de reunión y sean comunicadas previamente a la dirección del centro”. El marco de referencia de este derecho, señalan, está en el artículo 8 de la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE), según la redacción dada por la Ley Orgánica de Educación (LOE). Insisten en que los exámenes no podrán repercutir en las notas o en la evaluación a partir de 3º de la ESO, siempre que un grupo de 20 estudiantes avale la decisión de inasistencia haya sido comunicada a la dirección.

 Prácticas “coactivas”

 La presidenta de la Confederación Gonzalo Anaya, María Dolores Tirado dijo confiar “en los profesores que dan ejemplo de democracia en las aulas y respetan las decisiones colectivas de los alumnos”. La solución propuesta es aplazar los exámenes. Si no es así, la Gonzalo Anaya estudiará caso por caso "para determinar si el examen se ha programado como una coacción a familias y alumnos y en contra de un derecho recogido en la LOE, y se estudiaran las posibles actuaciones” contra las prácticas “coactivas”.

Fuentes de la confederación reconocen que nunca antes se habían producido tantas quejas de este tipo, relacionadas con un la ausencia de clase en día de huelga. “Son pocos profesores los que hacen esto, pero suelen ser reincidentes”, apunta Eva Grimaldos, presidenta de FAPA Valencia, que en las anteriores huelgas detectó varios casos.