Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Palacio de Deportes podrá llevar el nombre de un patrocinador

El contrato de concesión del recinto prohíbe las actividades de baile o discoteca

Exterior del Palacio de Deportes. Ampliar foto
Exterior del Palacio de Deportes.

El Gobierno regional ha abierto al patrocinio el nombre del Palacio de Deportes. La esponsorización de la sala multiusos y el local deportivo cerrado contempla la adición, modificación y sustitución total o parcial de la denominación actual con que es conocido el complejo. Eso sí, no se podrá publicitar al libre albedrío: estarán prohibidas los apelativos que sean o tengan connotaciones racistas, sexistas, xenófobas, que inciten a la violencia o perjudiquen la imagen de la Comunidad de Madrid.

El modelo es un paso más en la apuesta por la técnica de marketing conocida como Naming Rights, que supone rebautizar una instalación con el nombre de una empresa o de una marca. Siguiendo, en este caso, la senda iniciada con el patrocinio de la línea 2 de Metro, bautizada como la línea Vodafone. A cambio de un millón de euros anuales (tres millones en tres años), la empresa de telefonía está presente en todos los carteles, interiores y exteriores, a lo largo de sus 20 estaciones. El renombramiento del Palacio de Deportes también guarda similitudes con los planes del Real Madrid de buscarle apellido al Santiago Bernabéu.

El Ejecutivo autonómico valora las propuestas de patrocinio del edificio, en particular la esponsorización de la denominación de la instalación, así como la presencia de la marca tanto en el exterior como en el interior del recinto, dentro del concurso público para la explotación y gestión del Palacio por un periodo de diez años, desde el 1 de enero del año que viene —o fecha de formalización del contrato— hasta el 31 de diciembre de 2023. El contrato podrá prorrogarse por dos periodos, el primero de hasta tres años y el segundo de hasta dos. Madrid Deportes y Espectáculos S. A. viene gestionando el Palacio de Deportes desde septiembre de 2005. La adjudicación, tras ganar el concurso al que convocó el Instituto Madrileño del Deporte, era por siete años —hasta el 31 de diciembre de 2012— que se podían prorrogar un máximo de otros tres años.

Los pliegos de condiciones establecen que “no podrán realizarse actividades de baile y discoteca” así como tampoco aquellos actos, eventos o actividades que “resulten nocivas y peligrosas (...) o puedan poner en riesgo la integridad o imagen de la instalación”. El adjudicatario deberá requerir "contractualmente" al promotor de cada evento una declaración responsable de la ocupación total del Palacio de los Deportes, en la que informe de todas las localidades a la venta y del aforo vendido, así como todas las acreditaciones e invitaciones, "con una antelación máxima de 24 horas antes de la hora de apertura de puertas".

El equipo del presidente madrileño, Ignacio González, también apreciará favorablemente la dotación de un sistema de publicidad y leds, tanto en los anillos de la sala principal como en zonas de tránsito y accesos de público. Así, se exige a los licitadores una estimación de las prestaciones, contraprestaciones e ingresos de los patrocinios —que incluirá, “en su caso, los Naming Rights”— y el diseño, ubicación y especificaciones técnicas de los soportes publicitarios interiores y exteriores. En la ejecución del plan de patrocinio, publicidad y señalización el adjudicatario respetará “en todo caso”, la localización de la señalización institucional de la Comunidad.

Resuelto el contrato por cualquier causa, la titularidad de la licencia revertirá en la Comunidad. El saldo medio anual de la adjudicataria deberá ser de al menos 150.000 euros o en su caso la concesión de una póliza de crédito por 750.000 euros. También se exige que la cifra anual de negocios no sea inferior a los seis millones anuales entre 2010 y 2012.

El adjudicatario deberá pagara a la Administración una retribución fija anual que no podrá ser inferior a 500.000 euros y otra variable anual mínima de 200.000 euros ni podrá bajar del 5% de la cifra anual de negocios. Las garantías exigidas son una provisional de medio millón de euros y la definitiva, de dos millones. Las empresas que aspiren a la gestión del Palacio de Deportes deberán presentar un informe favorable de una entidad financiera “que acredite una solvencia crediticia suficiente” para los gastos inherentes del contrato. Los licitadores tendrán que acreditar que anteriormente se han hecho cargo de “la promoción u organización de al menos 15 grandes eventos deportivos, culturales o musicales” y “con más de 10.000 asistentes”.

La firma adjudicataria tendrá atribuida la conservación exterior e interior del inmueble y de sus pertenencias, el mantenimiento integral (salvo el mantenimiento sustitutivo) reparación y adaptación a la normativa de los distintos servicios e instalaciones, la preservación de su seguridad y la limpieza y decoro del espacio. El concesionario podrá explotar, incluso mediante la contratación de terceros, “todas las actividades económicas y servicios” del Palacio: catering, restaurante, bar, cafetería, merchandising, acomodación, venta de entradas, máquinas de vending o localidades VIP.

La concesionaria deberá asumir de forma obligatoria que el Real Madrid y el Estudiantes “sean usuarios prioritarios” del Palacio de Deportes para sus partidos de la Liga de baloncesto tanto en la fase regular como en los play off, lo que supone una reserva de entre 51 y 80 días al año. En 2014 se reservarán, “sin coste de alquiler”, los “días necesarios” para cumplir con el convenio entre la Comunidad y la Federación Española de Baloncesto con motivo del Mundial del año que viene.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram