Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una marcha a Rota con contestación

Los manifestantes contra las bases niegan que el escudo antimisiles vaya a generar empleo

Dirigentes de IU encabezan la marcha a Rota. Ampliar foto
Dirigentes de IU encabezan la marcha a Rota.

La marcha a Rota, una manifestación encabezada por dirigentes de IU que se celebra desde hace 28 años para pedir al Gobierno central que elimine las bases militares, ha tenido contestación por primera vez. Frente al medio millar de personas que pedían este domingo el desmantelamiento de las instalaciones en el municipio gaditano y gritaban mensajes contrarios a la llegada del escudo antimisiles a Rota, anunciada para marzo de 2014; una veintena de personas coreaba gritos de apoyo: “Bases sí, nuestro pan de cada día”.

Precisamente, los principales mensajes de esta marcha de Rota se han centrado en combatir el clima favorable que existe en buena parte de la población, convencida de que la economía local va a reactivarse con la llegada del escudo antimisiles. Este proyecto militar implica un despliegue de 1.100 militares más, 100 trabajadores civiles y cuatro destructores a partir de marzo de 2014. “Tenemos que seguir luchando para que, a pesar del castigo que sufrimos por el desempleo, nadie sucumba al engaño de generará empleo en la zona, cuando en realidad estamos comprobando cómo se están despidiendo trabajadores de la base”, explicó Cristóbal Orellana, portavoz de la plataforma convocante. Y sumó otras razones: los gastos militares consumen recursos que deberían dedicarse a las necesidades sociales, como sanidad o educación, y el escudo supone un “inmenso riesgo para Andalucía”.

A Juan Antonio Mateos y Rocío Álvarez, vecinos de Rota e integrantes de la espontánea contramanifestación, no los convencen. Él es carnicero, ella espera encontrar trabajo en un hotel dentro del recinto militar: “No trabajamos directamente para los americanos, pero es una cadena. Rota depende de esto. No tenemos otra cosa”. Pedro Pablo Santamaría, también de Rota, es otro de los manifestantes, pero del otro lado: “No tenemos otra cosa porque estamos limitados por la base. La gente espera que lleguen oportunidades, pero nos quedamos esperando. Ahora mismo, pese a tener la base, sufrimos el mismo índice de paro que otros pueblos de la provincia. Hay que buscar alternativas”.

Antonio Maíllo, coordinador regional de Izquierda Unida y participante en la marcha, apuntó al escaso impacto económico que, en su opinión, tendrá el escudo antimisiles en Rota: “El último acuerdo entre Estados Unidos y España deja también la gestión de servicios auxiliares en manos de los norteamericanos, que contratan con proveedores estadounidenses, por lo que la incidencia en el entorno es cada vez menor”. El Ayuntamiento de Rota (PP y Roteños Unidos), sin embargo, cree lo contrario y acaba de poner en marcha una oficina bajo el nombre de Wellcome to Rota. El título contrasta con uno de los cánticos más coreados en esta última marcha, y en las 27 anteriores: “Yankees, go home”.