Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Junqueras intenta seducir en campo contrario

El republicano llena en Badalona, donde explica que es compatible sentirse español y ser independentista

Oriol Junqueras, líder de Esquerra Republicana, lleva meses en racha: como líder de la oposición y socio de Gobierno catalán marca el rumbo de la política catalana, en una estrategia que le granjea buenos resultados: supera a CiU en los sondeos y podría vencer las elecciones catalanas por primera vez. Y el independentismo, la apuesta histórica de ERC, tiene más adeptos que nunca. Pero hay zonas donde Esquerra es el último partido en votos y el soberanismo es muy minoritario. Áreas, acumuladas especialmente en las cercanías de Barcelona, donde el castellano es la lengua principal y los votos se los reparten entre PSC y PP. Junqueras y Esquerra se centran ahora en estas zonas para propagar su mensaje.

Este viernes por la noche el líder independentista ha seducido al barrio de la Salut, de Badalona. Una zona donde solo sacó el 5% de los votos en las autonómicas, solo por detrás la CUP y Pataforma x Catalunya. Junqueras se ha ganado al público hablándole de identidad, un mensaje resumido en una frase: "Es perfectamente legítimo sentirse español, que te guste la Roja y estar apuntado a la peña flamenca y a la vez estar convencido de que lo mejor es poder decidir sobre nuestros impuestos, nuestras empresas, hospitales, infraestructuras...es perfectamente compatible".

Junqueras considera que si ha conseguido vencer en un municipio donde se habla mayoritariamente castellano, el independentismo puede convencer a los ciudadanos más reacios

Sin usar un solo papel, con un micrófono que le permitía moverse por la abarrotada sala y su habitual tono de voz contundente -atenuado por un catarro-, Junqueras ha desgranado los motivos por los que considera que alguien que se siente español debe defender la independencia. Como ejemplo, el municipio al que siempre alude, el que gobierna desde 2011: Sant Vicenç dels Horts. Junqueras considera que si ERC ha conseguido vencer en un municipio donde se habla mayoritariamente castellano, el independentismo puede convencer a los ciudadanos más reacios. "Ganamos porque fuimos a buscar la gente a todos lados", ha recordado el republicano.

La identidad ha centrado buena parte de la conferencia de Junqueras: "Las identidades son elásticas, plurales, y dinámicas", ha reflexionado. Elásticas, porque no entienden de fronteras; plurales, porque pueden sumarse las unas a las otras en la misma persona; y dinámicas, porque evolucionan en el tiempo. Esta conclusión le ha llevado a su tesis principal: sentirse español es compatible con ser independentista.

Tras llegar al núcleo de la conferencia, ha tratado los temas más recurrentes de su acción política: el deseo de independencia sostenida en la voluntad de gestionar mejor el día a día de los ciudadanos y, para alcanzarla, la necesidad de convocar una consulta. Un referéndum para el que Junqueras no alberga dudas: debe tener una única pregunta: "Ningún país del mundo ha hecho un referéndum con cuatro preguntas. No estamos haciendo un test, estamos construyendo un estado", ha ilustrado Junqueras.

El republicano ha trufado su discurso de guiños a los asistentes: ha apelado a la inmigración española, reclamando la secesión como continuidad de la lucha por construir Cataluña a la que colaboraron los recién llegados; también ha valorado la importancia de la extinta PSUC, un partido muy arraigado entre la clase obrera; y en plena lucha por la inmersión lingüística, ha recordado que fue en Santa Coloma de Gramenet, Sant Adrià del Besós y Badalona donde se inició este sistema en las escuelas catalanas.

Junqueras ha acabado reclamando un esfuerzo a su auditorio: que luchen juntos para lograr la consulta, sea cuál sea su opción de voto final. Ese es su primer objetivo: lograr que se convoque el referéndum. El segundo, es que los independentistas lo ganen. Y Junqueras sabe donde tiene que seducir para lograr su victoria: en campo contrario.