Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El más veterano de los diputados del PSdeG será su líder parlamentario

Besteiro se decanta por Méndez Romeu, y Caamaño renuncia a cargos en el grupo

José Luis Méndez Romeu
José Luis Méndez Romeu EFE

Con el nuevo líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, fuera del Parlamento, el peso de la primera fuerza de la oposición al Gobierno de Feijóo recaerá en el más veterano de los diputados socialistas. Como ya se aventuraba en los últimos días, Besteiro se decantó finalmente para encabezar el grupo parlamentario socialista por José Luis Méndez Romeu (A Coruña, 1951), exconselleiro de Presidencia, exsecretario de Estado de Administraciones Públicas y diputado desde 1994, aunque entre 2004 y 2009 estuvo ausente de la Cámara. El nuevo portavoz socialista empezó su carrera como concejal en A Coruña con los gobiernos de Francisco Vázquez.

Aunque todas las previsiones de los diputados socialistas apuntaban a Méndez, bien visto por la mayor parte de sus compañeros, Besteiro prolongó hasta última hora los contactos que mantenía desde hace días para buscar la persona que le representará en la Cámara. La ejecutiva del PSdeG estaba convocada para las cinco de la tarde de este martes y, sobre el mediodía, Besteiro se reunió con el exministro y líder provincial del PSdeG en A Coruña, Francisco Caamaño, a quien había excluido de las conversaciones anteriores. Era solo un sondeo, según señalaron fuentes socialistas, pero Caamaño se autoexcluyó como posible candidato y declinó también la posibilidad de formar parte de la dirección del grupo parlamentario.

Antes de la ejecutiva, Besteiro se aseguró además de que la líder local del partido en A Coruña, Mar Barcón, no pusiese impedimentos a la designación de Méndez, con el que ha mantenido fuertes enfrentamientos en la agrupación socialista de esa ciudad. Barcón, según las fuentes consultadas, le garantizó que no será beligerante. Besteiro ha decidido dejar vacante el puesto de presidente del grupo parlamentario, que normalmente suele desempeñar el líder del partido. Para los cargos de portavoces adjuntos, diversos dirigentes señalan como candidatos al lucense Juan Carlos González Santín —mano derecha del secretario general— y a la ferrolana Beatriz Sestayo.

Méndez debutará en el debate del estado de la autonomía, que se celebrará entre el martes y el jueves de la próxima semana, el primero de la legislatura y en el que se estrenará un formato más restringido para las propuestas que presenten los partidos. PP y AGE se unieron este martes de forma insólita para defender unos cambios en la organización del debate que, según PSdeG y BNG, pretenden “amordazar” a la oposición.

En el debate de este año se establecerá un tope de 50 propuestas de resolución para cada grupo (el año pasado cada uno apadrinó entre 200 y 300 iniciativas) y sus portavoces tendrán menos tiempo para intervenir. Las nuevas normas fueron promovidas por la presidenta del Parlamento, Pilar Rojo, y apoyadas por el PP y AGE. La viceportavoz de esta última fuerza, Yolanda Díaz, defendió su respaldo a estos límites para que la “calidad” se imponga a la “cantidad” y el debate sea más digerible para los ciudadanos. “Nos han contado que otros años a veces no se sabía ni lo que se estaba votando”, esgrimió Díaz.

Los socialistas, sin embargo, critican la restricción, y Abel Losada, en su última intervención como portavoz del PSdeG, achacó la imposición de un tope de resoluciones al interés del PP por enmascarar su rodillo parlamentario. Ana Pontón, del BNG, censuró que el cambio en el funcionamiento del debate, “unilateral” y “sin precedentes”, se produzca en un momento “de conflictividad social” al que el Parlamento “no va a poder responder”. El portavoz del PP, Pedro Puy, defendió como “razonables” los cambios y subrayó que en otros parlamentos hay criterios aún más restrictivos.