Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Eibar lo ha intentado siempre

Tres goles de Scepovic pusieron cuesta arriba el partido, aunque los armeros pelearon hasta el final

Gol del empate del Eibar en el partido ante el Sporting.
Gol del empate del Eibar en el partido ante el Sporting. DIARIO AS

El Eibar ha acabado encerrando al Sporting en su área en la búsqueda del tercer gol que le diera un empate que siempre ha peleado, aunque lo ha tendo cuesta arriba en demasiadas ocasiones. Pero los armeros han plantado cara en todo momento, y han demostrado que son un equipo con posibilidades dentro de la categoría.

Pero otra vez ha aparecido Scepovic. Sus tres goles dieron una nueva victoria al Sporting que se complicó el partido por sí solo cuando ha llegado a disponer de dos goles de ventaja. de hecho, Urko Vera, después de su gol, ha tenido el empate en un remate de mucha calidad que Cuellar ha desviado con muchos apuros a córner.

Los rojiblancos que salieron a controlar el balón y a jugar desde atrás en un partido que se les puso de cara a los cuatro minutos cuando un excelente centro de Isma López fue cabeceado por Scepovic al fondo de la red. El serbio no marcó en Vitoria, donde rompió su racha de cinco encuentros consecutivos marcando, pero sólo necesitó de cuatro minutos para volver a hacerlo en El Molinón ante el entusiasmo de los aficionados que ya lo han escogido como su nuevo ídolo.

Sin embargo, poco tardó el Eibar en contrarrestar la salida del balón porque Garitano ordenó a sus delanteros presionar a la defensa local, que precisamente no tiene en la técnica su mejor arma, y Cuéllar empezó a verse obligado a sacar en largo lo que favoreció la defensa eibarresa.

Sporting, 3-Eibar, 2

Sporting: Cuéllar, Lora, Bernardo, Iván Hernández, Canella, Bustos, López Garai (Casquero, m 65), Alex Barrera (Carmona, m 70), Isma López,Scepovic (Guerrero, m 79) y Hugo Fraile.

Éibar: Xabi Irureta, Lillo, Albentosa, Navas, Yuri, Errasti, Dani García, Jota, Capa, Arruambarrena y Morales (Urko Vera, m 65)

Goles: 1-0, m.4: Scepovic. 1-1, m.44: Capa; 2-1, m.50: Scepovic de penalti. 3-1, m.57: Scepovic. 3-2, m.83: Urko Vera.

Arbitro: Jaime Latre. Mostró tarjetas amarillas a Arruambarrena (m. 9), Bernardo (m. 11), Capa (m. 21), Iván Hernández (m. 47), Yuri (m. 50), López Garai (m. 52) y Navas (m. 71)

Incidencias: Se guardó un minuto de silencio y el Sporting lució brazaletes negros en memoria del ex futbolista Gundemaro, autor del primer gol del equipo gijonés en la Primera división. 15.081 asistieron al partido en El Molinón.

El juego se volvió insulso, de brega pero sin calidad, con los sportinguistas tratando de llegar por las bandas, pero perdiéndose en el último pase, mientras que el Eibar buscaba balones largos desde la defensa que en muchos casos superaba a la zaga rojiblanca, que tenía que reaccionar para evitar males mayores.

Al borde del descanso, un centro de Yuri al segundo palo fue cabeceado por Capa ganándole la acción a Canella estableciendo el empate en el marcador en el primer disparo del Eibar en toda la primera parte. Capa logró el empate para su equipo y además se convierte en el autor del primer gol que recibe el Sporting en El Molinón en la presente temporada.

Al Sporting se le volvieron a poner las cosas de cara a los cinco minutos de la reanudación cuando Yuri derribó a Alex Barrera, que se internaba en el área, y el árbitro señaló un penalti que Scepovic transformó de un tiro a media altura.

El serbio celebró su convocatoria para la selección con un tercer gol que en realidad fue regalado por Isma López que, a su vez, se aprovechó de un gran pase de Alex Barrera en medio de la celebración en las gradas y el desconcierto visitante.

El joven Alex Barrera está ganando protagonismo a medida que avanza la temporada y, si ante el Deportivo ya fue determinante, ante el Eibar inició la jugada del primer y tercer gol y fue objeto del penalti que supuso el segundo.

El Éibar quiso poner emoción a los últimos minutos marcando el segundo gol al aprovecharse Urko Vera de un mal despeje de Cuéllar en el lanzamiento de un córner lo que llevó los nervios al campo y también a la grada porque el conjunto vasco se fue a por el empate.