La recusación del tribunal retrasa el juicio al narco Culebras por lavar 30 millones

La última palabra la tendrá la Audiencia de Pontevedra que, en caso de aceptarla, nombrará otra Sala para celebrar el juicio

Un aparente resbalón del tribunal de la Sección Quinta de Vigo paralizará unos meses más el juicio contra el narcotraficante Juan Carlos González Martín, Culebras, cuando ya estaba a punto de sentarse en el banquillo por blanquear 30 millones de euros, la mayoría en el sector inmobiliario, y enfrentarse a una condena de seis años de cárcel y multas que doblan el patrimonio embargado. Después de que la Sala resolviera hasta tres recursos consecutivos de la defensa de González Martín, ha llegado la recusación formal del tribunal, admitida ya a trámite y a cuya petición se ha adherido finalmente el fiscal antidroga encargado del caso. El abogado Guillermo Presa alega falta de imparcialidad y considera que la Sala “está contaminada” para juzgar al haberse pronunciado en varias resoluciones sobre las pruebas que incriminan a Culebras y otras 13 personas, unas opiniones que deberían reservarse para la sentencia. Para el letrado, el mismo tribunal no puede ocuparse de instruir y juzgar.

Aunque la recusación de jueces no es excepcional, el incidente no ha dejado de sorprender en medios judiciales porque entienden que es un claro caso de parcialidad al haberse manifestado el tribunal previamente sobre la tendencia que va a tener su veredicto. De ahí que el fiscal se haya inclinado por apoyar el alegato de la defensa del acusado. La última palabra la tendrá la Audiencia de Pontevedra que, en caso de aceptar la recusación, nombrará otra Sala para celebrar el juicio. Este paréntesis puede retrasar el asunto todavía más, después de siete años de complejos trámites judiciales. El juzgado instructor tuvo que gestionar los bienes y negocios de Culebras y su familia subastando algunos de ellos.

Más información
Valorados en 18 millones los bienes del narco Culebras
Culebras blanqueó 30 millones ganados con el narcotráfico

La mujer y los tres hijos de Culebras se enfrentan a cinco años de prisión cada uno y multas que suman 101 millones como integrantes de “una sólida trama para blanquear dinero”. A finales de 2006, cuando el empresario y su familia fueron detenidos, Culebras tenía depositados en cuentas bancarias 6,1 millones de euros y 37.100 dólares que fueron intervenidos. Desde 1996 compró 29 coches de alta gama, 79 obras de arte, dos yates y tres motos de alta cilindrada. Una de sus mayores hazañas de Culebras, descrita en los autos, es el ingreso de casi seis millones de euros, en un solo día, repartidos en varias cuentas del Banco de Santander-Totta de la localidad portuguesa de Viana do Castelo, que fueron intervenidos. En su chalé de Panxón (Nigrán) tenía 400.000 euros en efectivo. Otro de los incidentes del proceso fue la venta en 2007 de una licencia de taxi en Vigo que Culebras había comprado por 84.000 euros y que puso a nombre de un familiar, José Carlos Cameselle Rodríguez. La Sala revocó la acusación de Cameselle como testaferro del narcotraficante alegando la prescripción del delito de blanqueo porque la licencia fue comprada en 1990 pero el fiscal recurrió en casación ante el Supremo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS