Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ricardo Rousselot enseña en el Muvim la buena letra

El diseñador argentino es reclamado para impartir talleres en medio de una muestra de su obra

El diseñador Ricardo Rousselot en la exposición '¡La caligrafía vive!'
El diseñador Ricardo Rousselot en la exposición '¡La caligrafía vive!'

El éxito de anteriores talleres impartidos por Ricardo Rousselot hace que el diseñador argentino regrese  a Valencia para enseñar lo que hace a las mil maravillas, que es usar el trazado de letras para diseñar tanto la imagen corporativa de una empresa como la envoltura de un producto que atraiga al potencial consumidor. Durante tres días estará en Valencia enseñando caligrafía a través de dos talleres. La novedad es que esta vez lo hace en medio de la primera exposición retrospectiva que muestra el proceso creativo del prestigioso tipógrafo y calígrafo y donde se pueden ver logos de los que es autor tan conocidos como los  de Casa Tarradellas, I Need Spain, Nike, Krispies, La Casera o la tipografía corporativa de El Corte Inglés.

Capítulo aparte merecen sus diseños para famosas marcas de tabaco como Farias, Ducados, Fortuna, Bisonte y Vega Fina, o la del internacionalmente difundido  papel de liar Smoking, porque, como confesó este jueves en Valencia, él precisamente no fuma. Enfundado en una camiseta negra que luce el diseño de uno de sus ex-libris, Rousselot  recorrió la exposición ¡La caligrafía vive! en compañía de la diputada de Cultura, María Jesús Puchalt, y del director del Muvim, en la presentación de sus trabajos y explicando detalles relacionados con el proceso creativo de sus obras, los que rodean "el itinerario que sufre una idea hasta llegar al final".

Frente a otros estudios de diseño especializados en la creación de marcas para el gran consumo, los trabajos de Rousselot quieren distinguirse por el papel esencial que en ellos desempeña la caligrafía hecha  "a medida". Nacido en Argentina en 1936, reconoce de siempre una vocación docente y los  curso y talleres que prepara buscan ser "accesibles a todos los interesados; tanto para aquellos que recién se encuentran con la primer gota de tinta como para los que buscan especializarse y seguir recorriendo el trazo". Interesados a los que, gracias a la metodología apasionada del maestro, la letra puede entrar con arte y disciplina.

Una serie de paneles abren el recorrido expositivo y presentan la historia de la caligrafía para que sus alumnos aprendan, investiguen en el desarrollo de la escritura y, más tarde, personalicen sus creaciones. También puede verse en la muestra una selección de sus mejores carteles, entre los que destaca el de una conferencia en Manchester que, recuerda, “impartí junto a dos de los grandes, Seymour Ghwast y Richard Hess”.

Hay también numerosas de tipografías, elegidas entre las más de 150 que ha creado bajo su propia marca, Edy Type, y entre las que vale la pena prestar atención a Despeinada, que fue número uno en ventas en 2010 dentro de este mercado tan especializado de la letra. Una selección de ex-libris, que  Rousselot crea y utiliza para realizar ejercicios y experimentos caligráficos, cierra la exposición junto con un pequeño mercado con los productos y envases diseñados por el artista.

A la del autor argentino se ha sumado otra exposición en el Muvim, la de los Premios TDC, que permanecerá durante todo el mes de septiembre en la Sala Alta del museo. Estos premios son otorgados por la asociación internacional Type Directors Club (TDC) de Nueva York, que se ocupa de "velar por la divulgación y protección de la palabra escrita expresada formalmente a través de la tipografía y representada tanto en medios impresos como en pantalla", explican desde el museo. El propio Rousselot ha estado muy vinculado durante años a esta asociación.