La avenida que naufraga en Majadahonda

El municipio invierte un millón de euros en reparar una vía hecha sobre arroyos

Un coche sufre los desperfectos de la avenida Principe de Asturias
Un coche sufre los desperfectos de la avenida Principe de Asturiassanti burgos

En Majadahonda no se sabe por dónde corren los arroyos. Nunca se sabrá. Hace 15 años cuando se construyó la avenida Príncipe de Asturias las trazas de las corrientes de agua se eliminaron. Ahora se desconoce su circulación. Mientras, el suelo se hunde. Los vecinos exigen al Ayuntamiento que la empresa que hizo la obra se haga responsable de los desperfectos. El Consistorio, en lugar de buscar culpables, invertirá cerca de un millón de euros en corregirlos.

Esta avenida resulta fundamental para la conexión del municipio con la carretera A-6. Es una de las pocas salidas a la autopista A Coruña y una de las grandes arterias del municipio. Por eso está sometida a un importante tráfico. Las obras se iniciarán a finales de septiembre y se espera que terminen antes del 31 de diciembre de 2013. El Ayuntamiento ha dispuesto para ello un 10% de su presupuesto en vías públicas (941.071 euros).

Las urbanizaciones residenciales han transformado al municipio, destaca la portavoz del grupo municipal centrista, Mercedes Pedreira. Debido a la expansión de viviendas, por esta avenida diariamente transitan hormigoneras, camiones de transporte de materiales, camiones grúa. En los últimos 10 años la población de este municipio de Madrid creció un 33%. Al inicio de este año, había más de 70.000 habitantes, de acuerdo con el INE.

“La avenida Príncipe de Asturias necesita esta obra de manera urgente”, argumenta el Ayuntamiento (PP). Pero la inversión no parece aceptable para la oposición. “Los desperfectos existen desde el principio y por lo tanto entendemos que son responsabilidad de las empresas urbanizadoras”, destaca Mercedes Pedreira. Las arcas municipales se ven afectadas por gastos que no le corresponden, asegura.

“Si hubiera algún informe técnico que indicara que los daños se deben a unas obras hechas hace 15 años, por supuesto que reclamaríamos”

Cathy Boirac trata de evitar esta zona. La vicepresidente de la Asociación de Vecinos del municipio comenta que las grietas, descamaciones, hundimientos y baches suelen ser peligrosos, incluso cuando se va a baja velocidad. “Un día vamos a tener socavones”. La avenida mide más de un kilómetro, pero la parte más afectada es de unos 300 metros. La reparación y el desagaste han alcanzado a la calle de Mar Mediterráneo.

De acuerdo con el análisis elaborado por la empresa Enydis Consultoría SL, a lo largo de estos 15 años algunas zonas se han reparado de manera superficial y se han demolido capas de asfalto y la base de hormigón. “En tan poco años no se estropea una avenida”, destaca el portavoz del grupo municipal Izquierda Unida-Los Verdes, Juan Santana.

“Si hubiera algún informe técnico que indicara que los daños se deben a unas obras de urbanización hechas hace 15 años, por supuesto que reclamaríamos”, indica una portavoz del Ayuntamiento. La realidad es que no los hay y que tras la urbanización de la zona se construyeron 1.500 viviendas. “Si no quieren que hagamos una obra beneficiosa deberían decírselo a los vecinos claramente, pero desde el Ayuntamiento creemos que es nuestra obligación”, agrega.

Tan rápido fue el crecimiento que nadie recuerda el nombre de la empresa o empresas que construyeron la avenida.

En el Consistorio “suponen” que fue una sociedad la responsable, pero no existe un documento que lo acredite. A los mismos vecinos no les alcanza la memoria. “No hay dato alguno en el expediente técnico del nuevo concurso de cuándo se realizó la primera obra, lo cual no deja de parecernos sorprendente”, asegura Cathy Boirac.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50