Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cuento truncado

‘Achtung’, el caballo que ganó el Gran Premio de Madrid contra todo pronóstico, da positivo a la fenilbutazona en un control antidopaje

El caballo Achtung, durante el Gran Premio de Madrid. Ampliar foto
El caballo Achtung, durante el Gran Premio de Madrid.

No hay esperanza para las grandes historias ni lugar para la magia de lo inesperado. Al menos esto deben pensar los que se emocionaron con la hazaña de Achtung, el caballo que, contra todo pronóstico, ganó hace apenas 20 días el Gran Premio de Madrid, el más importante de España, disputado en el hipódromo de la Zarzuela. Ahora este cuento puede quedar borrado del imaginario de la hípica, tachado de las bibliotecas de leyendas que de vez en cuando la realidad ofrece. Achtung ha dado positivo en un control antidopaje por fenilbutazona, un analgésico prohibido por el código de carreras.

La victoria se había producido en un momento dramático porque su preparador, Roberto López, había fallecido de leucemia solo unas horas antes de que el caballo al que había dedicado toda su pasión profesional cruzara la meta por delante de su gran rival, Entre Copas, en una carrera épica. De hecho, ahora tanto la familia como Federico Riopérez, dueño de la cuadra Enalto, propietaria de Achtung, están consternados a la espera de que el positivo sea firme. “Estamos hundidos. No estábamos preparados para esto”, exclama una fuente familiar.

Después de que la Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España (SFCCE), el ente regulador de las carreras de caballos en este país, comunicara el resultado del análisis al propietario, según ha contado Riopérez a este periódico, se abrió un periodo de cinco días en el que podían solicitar un contraanálisis de una muestra B y de cinco días más para presentar alegaciones. Ante la escasa probabilidad de que esta nueva prueba contradiga los primeros resultados, tanto la familia como el propietario han optado por pedir una prueba de ADN con el fin de certificar si la muestra analizada corresponde efectivamente a Achtung. Además, han presentado una denuncia conjunta ante la policía para esclarecer los hechos. “Somos los primeros interesados en que todo se aclare. No tenemos ninguna explicación”, asegura Riopérez.

Según señalan desde la SFCCE, que por confidencialidad no puede desvelar el resultado del control antidopaje hasta que el resultado sea firme, solo hay un precedente que haya optado por este camino, no contemplado en el reglamento. Fue el caso del potranco Proud Side, que dio positivo por Hydroxy-Mepivacaine, un anestésico. Su preparador, Francisco Rodríguez, tras agotar las alegaciones, solicitó la prueba de ADN, que se realiza en el laboratorio del Ministerio de Agricultura. Finalmente, el análisis confirmó que el material genético correspondía a su caballo, y fue por tanto sancionado con 1.000 euros de multa y la retirada de la licencia para entrenar durante un mes, tras un proceso que se extendió más de 60 días.

El caso de Achtung contiene notables diferencias con este precedente. Cuando se detecta un positivo, el responsable objetivo es el preparador de caballos. El estado de salud de Roberto López le mantuvo impedido durante los días previos a la carrera, por lo que resulta “absolutamente imposible” que él pudiera haber tenido ningún tipo de responsabilidad “en el caso de que haya dado positivo”, explica Fabián Barreiro, director técnico de la SFCCE, que coordina los cuerpos técnicos de la sociedad, entre ellos el de los comisarios encargados de sancionar los casos de dopaje. Además, el positivo por fenilbutazona es una de las infracciones menos graves en estos casos. Su utilización conlleva una multa de unos 500 euros y la pérdida de la carrera. “Eso es lo de menos”, afirma Riopérez. “A nadie le gusta correr con un caballo dopado”.

Eso sí, el resultado del control de dopaje no va a afectar a los ganadores de las apuestas deportivas, ya que se trata de un hecho posterior.

La fenilbutazona ha sido el analgésico más utilizado en caballos a lo largo de la historia y estuvo permitido hasta 1997, según escribe Manuel Rodríguez, comisario de la SFCCE y único representante español en el programa internacional de control de medicación ecuestre, en la monografía Doping. Pasado, presente y futuro con especial énfasis en los caballos de competición.

“Este medicamento no hace que un caballo corra por encima de sus posibilidades, pero sí todo lo que puede”, explica Julio Díaz, miembro del Colegio de Veterinarios de Madrid y redactor de la revista especializada en hípica A galopar. “Descarto que pueda deberse a una cuestión relacionada con las apuestas”, añade. Esto es algo en lo que coincide Riopérez. En el Gran Premio de Madrid, la victoria de Achtung se jugaba 42 a 1, la segunda apuesta más baja. Además, solo acumulaba 120 euros al ganador, una cantidad muy inferior a la de los favoritos. Díaz cree que esta circunstancia se debe a que Achtung es un gran caballo en pistas blandas, pero ese día se corría sobre una superficie seca y rápida. Él presenció la carrera y fue testigo de “la ovación de cuatro minutos” que puso los pelos de punta a los espectadores.

Lo cierto es que Achtung tiene un historial de gran caballo. Ha ganado seis de las últimas 14 carreras que ha disputado, entre ellas la Villamejor, en junio de 2011, la Punto Radio en San Sebastián, el año pasado, y la Francisco Cadenas en noviembre de ese mismo año. De hecho, en las ocho carreras que ha competido contra Entre Copas, su gran rival en el Gran Premio, la igualdad ha sido máxima: en cuatro ocasiones el caballo que entrenaba Roberto López ha quedado por delante y en otras cuatro su rival.

Lo que fue descrito “como un milagro” parece que va a ser recordado como un mal sueño. Una historia de película con un punto de giro argumental inesperado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram