Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inaugurado con dos años de retraso el túnel del Bordar, entre la Seu y Andorra

Las obras han costado 27,6 millones de euros y aligeran el tráfico de una carretera por la que pasan más de 14.000 vehículos

La comunicación por carretera entre La Seu d’Urgell y Andorra es desde hoy más fluida y segura gracias a las obras de mejora integral realizadas por el Ministerio de Fomento en los 9 kilómetros de la N-145, que han incluido la perforación de un túnel de 356 metros de longitud. Los trabajos comenzaron en 2009 y tendrían que haberse acabado hace dos años. Las obras han supuesto una inversión de 27,6 millones de euros.

La N-145 es la única carretera para acceder a Andorra desde territorio español y por ella circulan 14.000 vehículos diarios, una cifra que aumenta los fines de semana y puentes festivos y que origina largas colas de vehículos tanto a la entrada como a la salida del vecino al tener que detenerse en el puesto fronterizo de La Farga de Moles.

La renovación de esta vía, que transcurre paralela al río Valira, era una vieja reivindicación de los habitantes y autoridades de la comarca del Alt Urgell, donde residen unos 2.500 trabajadores transfronterizos. Las obras se han finalizado con dos años de retraso debido a los recortes presupuestarios.

Mediante esta actuación se han mejorado las condiciones de la antigua carretera, con lo que se ganará en fluidez, comodidad y seguridad

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha asistido a la puesta en servicio del túnel de Bordar, el elemento más singular de estas obras. Pastor ha destacado “la importancia de la obra para el territorio y de aquí el esfuerzo que se ha hecho para acabarla”. Mediante esta actuación se han mejorado las condiciones de la antigua carretera, con lo que se ganará en fluidez, comodidad y seguridad.

La actuación ha consistido en el ensanchado de la plataforma en la mayor parte del trazado para mejorar la visibilidad, en la ampliación del radio de algunas curvas peligrosas y la perforación de un túnel, de 356 metros de longitud, además de otros falsos túneles para prevenir los frecuentes desprendimientos de rocas.

También se han remodelado las intersecciones existentes y se ha construido un nuevo puente sobre el Valira. Y en las proximidades de la frontera se ha dotado a la carretera de un nuevo carril en sentido Andorra de 100 metros de longitud esclusivo para vehículos pesados.