Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Llega la hora del cierre

La octava edición del festival llega a su fin con la actuación de Green Day

Justin Young deThe Vaccines, durante su actuación en el BBK Live.
Justin Young deThe Vaccines, durante su actuación en el BBK Live.

El Bilbao BBK Live cierra en la noche del domingo su octava edición con la actuación destacada de las estrellas del hardcore melódico californiano Green Day.

Compartirán cartel con la banda estadounidense en la tercera y última jornada del festival los exitosos indies neoyorquinos Vampire Weekend, la electrónica de Fatboy Slim y el rock de los suecos The Hives, además de Fermín Muguruza con su proyecto Kontrakantxa.

Se cierra con ellos la octava edición del festival bilbaíno, que desde el pasado jueves ha reunido en los cuatro escenarios instalados en el monte Kobetamendi a miles de personas para disfrutar de la música, entre otros, del grupo británico Depeche Mode (el jueves) y de los norteamericanos Kings of Leon (sábado).

El festival mantiene su línea ascendente y supera todos los elementos. De hecho, la tormenta del viernes no ha apagado el fuego de Kings of Leon que han protagonizado el concierto estelar en la segunda jornada del festival BBK Live y que ha satisfecho a los seguidores de los norteamericanos.

Esta segunda jornada del festival ha contado con la asistencia de más de 32.000 personas y una tormenta que torció los planes de la organización, pero que no acabó con la jornada de música que se ha vivido en los escenarios repartidos por las campas del monte bilbaíno.

Los seguidores de la banda del clan de los Followill, que actuaba por primera vez en Euskadi, se temieron lo peor cuando la tormenta, con abundante aparato eléctrico, empezó a descargar pasadas las 20.00 horas.

La intensidad de la lluvia obligó a la organización a suspender los conciertos que en ese momento se estaban celebrando por motivos de seguridad.

Mark Lanegan y The Vaccines, estos últimos en el escenario principal, aguantaron delante del público todo lo que pudieron, pero al final se vieron obligados a dejar los instrumentos, mientras los espectadores buscaban una forma de guarecerse del fuerte chaparrón.

Sobre las 21.30 comenzó a escucharse música en alguna de las carpas del recinto y unos minutos más tarde el festival se reanudó con las actuaciones de Klaxons y de Gary Clark Jr. quien calentó el ambiente, que la lluvia había enfriado, con su blues y los riff de su guitarra ante unos espectadores empapados.

Los de Tennesse tenían programado el concierto a las 22.20 horas, y pese a la tormenta, el numeroso público que les aguardaba sobre un terreno embarrado, solo tuvo que esperar cinco minutos sobre la hora fijada para verles salir al escenario.

En un concierto correcto, de una hora y media de duración, han destacado las guitarras que en algunos momentos dejaban ver pinceladas de ese rock sureño que se les supone, todo ello acompañado por la peculiar voz de su cantante.

La banda ha ofrecido a un público que todavía no había secado sus ropas, las piezas más conocidas de su repertorio, en especial las de sus dos últimos trabajos. Se hicieron de rogar, pero al final los cuatro de Kings of Leon salieron de nuevo para interpretar tres canciones más. Para el dejó, uno de sus grandes éxitos, Sex on fire que hizo las delicias de sus fans.