Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vacaciones en un campamento urbano

¿Qué hago con los niños? Los padres pueden estar tranquilos, crecen las propuestas urbanas

Hacer un videojuego, cocinar en inglés o ver el mundo con Tintín son algunas de las propuestas

Una de las niñas participantes en el campamento de verano que organiza la Casa del Lector y el Ministerio de Cultura. Ampliar foto
Una de las niñas participantes en el campamento de verano que organiza la Casa del Lector y el Ministerio de Cultura.

Hubo un tiempo en el que Madrid no era más que la plaza de Oriente. Más allá, donde ahora está el Teatro Real, había un despeñadero conocido como El barranco de los huesos. De eso hace más de cinco siglos. Quizá por esa razón, el arquitecto de la ópera decidió darle una forma de ataúd tres siglos más tarde, solo perceptible desde las alturas. Esto y mucho más es lo que se aprende en uno de los campamentos urbanos para niños que se celebran en Madrid en la época estival. Este, concretamente, se llama Descubre Madrid e invita a los más pequeños a conocer la ciudad desde un punto de vista diferente.

Con este tiempo de piscina, de calor y veraneo, los niños están a remojo o se aburren frente a la televisión. Muchos padres siguen trabajando durante este periodo y no saben qué hacer para que sus hijos aprovechen los dos largos meses de vacaciones. Las opciones en Madrid son muchas y de lo más variadas, sin importar la edad que tengan los niños. Que los padres no se preocupen, los campamentos urbanos están de moda en la ciudad.

Luis Pérez, historiador del arte, decidió poner en marcha el campamento urbano Descubre Madrid, con la intención de fomentar el patrimonio cultural de la capital. Desde las nueve de la mañana hasta las dos de la tarde, los niños conocen diferentes periodos históricos a través de talleres, gymkanas y paseos por el centro de la ciudad. Descubrirán a los carpetanos, primeros pobladores de Madrid, conocerán al rey plazuelas, como era conocido José Bonaparte, y averiguarán la verdad sobre el oso y el madroño. Por 100 euros por semana, los niños de entre siete y 12 años se harán unos expertos de la capital.

En la Fundación Amberes dan la vuelta al mundo con Tintin. ampliar foto
En la Fundación Amberes dan la vuelta al mundo con Tintin.

Para los que prefieren no moverse de las urbanizaciones también existen opciones. El campamento urbano Funny Camp, creado por Rocío Balsera y Almudena Triana, se desplaza cada semana a las casas de los clientes. Allí organizan talleres creativos, deportes y actividades acuáticas para entretener a los niños de entre dos y nueve años mientras sus padres trabajan. Esta es una de las opciones más económicas, ya que por 60 euros por niño (mínimo de cuatro), los padres pueden estar tranquilos al menos una semana. “La idea es que disfruten jugando. Fabrican sus propios juguetes, hacen actividades en grupo y, de paso, conocen a los niños de su urbanización”, afirman las organizadoras.

Taller de cocina para niños Cook and English, organizado por 'Telva' y Vaughan. ampliar foto
Taller de cocina para niños Cook and English, organizado por 'Telva' y Vaughan.

Jugando, bañándose o pintando. Da igual cuál sea la actividad, lo importante para los padres es que los niños aprendan mientras se divierten. Y si en otro idioma mucho mejor. Es lo que pensó Sesé San Martín a la hora de abrir su taller de cocina para niños Cook and English, organizado por la revista Telva y Vaughan. Desde las diez de la mañana hasta las cuatro de la tarde, los niños aprenden a cocinar íntegramente en inglés a través de recetas del mundo o de platos para diferentes momentos del día. “Los niños comen lo que ellos mismos preparan durante la lección. No veas lo satisfechos que devoran sus platos”, asegura San Martín.

También está la posibilidad de aprender inglés con el deporte como base. Es lo que ofrece el campamento urbano MyGym, que se celebra en Pozuelo de Alarcón. Cada semana, el campamento tiene una temática diferente que va desde el mundo jurásico hasta galaxias lejanas, pasando por la ciencia y el reciclaje. Además, dan la opción de llevar a los niños días sueltos, semanas o el mes completo.

Actividades veraniegas para niños en el Matadero de Legazpi. ampliar foto
Actividades veraniegas para niños en el Matadero de Legazpi.

Es cierto que el inglés es el idioma puntero hoy en día. Es el que toda madre quiere que su hijo aprenda, pero todavía quedan unos pocos románticos que no se olvidan del francés. El Teatro Real y Alliançe Française de Madrid se han unido durante el verano para que los niños aprendan el idioma de Marie Curie con ayuda de la música. En los campamentos, de una semana de duración a lo largo de todo el mes de julio, los niños aprenderán los oficios del teatro, descubrirán las entrañas de la ópera y tocarán los instrumentos sobre el gran escenario del Real, como si fueran grandes estrellas líricas. Esto lo combinarán con los talleres lúdicos de la Alliançe.

Una monitoria explica cómo mezclar pintura a los niños en uno de los talleres de la Fundación Amberes. ampliar foto
Una monitoria explica cómo mezclar pintura a los niños en uno de los talleres de la Fundación Amberes.

Además de la música, hay muchas otras artes que se apuntan a los campamentos urbanos, por ejemplo, la literatura. La poetisa Emily Dickinson decía que “para viajar lejos, no hay mejor nave que un libro”. Muchos padres han pensado también en esta premisa y han apuntado a sus hijos a actividades veraniegas cuyo epicentro es la lectura. La Casa del Lector y la Fundación Amberes son dos de las instituciones que ofrecen talleres entorno a los libros. Esta última invita a sus alumnos a participar en una vuelta al mundo a través de las aventuras de Tintín. Cada semana, los niños visitarán un continente distinto de la mano del arte y del teatro. “Aprenderán el alfabeto egipcio cuando estén en África, conocerán los instrumentos musicales de un país asiático y representarán una obra inventada y creada por ellos mismos”, explica Carolina García-Romeu, responsable de actividades culturales de la fundación, que añade que el precio es de 130 euros por semana para niños de entre cinco y 13 años.

Por otro lado, la Casa del Lector y el Ministerio de Cultura incorporan por primera vez a las actividades un campamento urbano en el que los niños se convierten en arquitectos, en ilustradores, en narradores, en directores de cine… En definitiva, en creadores. Y todo a través de la mirada lectora de los más pequeños, a partir de cuatro años, y de jóvenes a partir de 13, que experimentarán con las diferentes formas de lectura, entendida como forma de interpretar y comprender la realidad. “Es una manera de no dejar a un niño simplemente aparcado”, asegura Luís González, director general de la Fundación Sánchez Ruipérez. Se trata, según explica, de conseguir ciudadanos con pensamiento propio, crítico, creativo y solidario.

Pequeños en plena faena en la Casa del Lector. ampliar foto
Pequeños en plena faena en la Casa del Lector.

Pero en pleno siglo XXI, a los niños les apasionan los videojuegos y la tecnología. Para los interesados en esta materia, llega por primera vez a Madrid el Camp Tecnólogico, un campamento urbano que, desde por la mañana hasta por la tarde, enseña a los niños de entre siete y 18 años cómo hacer aplicaciones para móviles, cómo crear un videojuego o cómo construir un robot. “Al principio copian, luego empiezan a crear los suyos propios”, cuenta Jesús Ángel Bravo, fundador de este campamento. Trabajar en equipo, superar retos y aprender a contarlo en público serán alguno de los desafíos complementarios que tendrán que superar tanto a los pequeños como a los mayores.

Entre tanta oferta veraniega es difícil decidirse. Cualquier opción es buena mientras los niños sigan aprendiendo jugando, pues, al fin y al cabo, son sus vacaciones y se las han ganado durante todo el año.

Para todos los gustos

Varios niños juegan con las letras de la Casa del Lector.
Varios niños juegan con las letras de la Casa del Lector.
  • Descubre Madrid: Julio y agosto. De 7 a 12 años. De 9.00 a 14.00. 100 euros/semana.
  • Funny Camp: Julio. De 2 a 9 años. De 9.30 a 13.30 o de 10.00 a 14.00, ampliable a 15.00. 60 euros/semana.
  • Cook and English. Julio. De 8 a 14 años. De 10.00 a 16.00. 900 euros/quincena.
  • MyGym. Julio y agosto. De 2 a 7 años. De 9.30 a 13.30. Precio personalizado.
  • Música y francés. Julio. De 4 a 11 años. De 8.00 a 17.00. 235 euros/semana.
  • Las aventuras de Tintín: Julio y septiembre. De 5 a 8 años y de 9 a 13 años. De 9.00 a 16.00. 130 euros/semana.
  • Campamento de Lectura: Julio y septiembre. De 4 a 18 años. De 10.00 a 14.00. 50 euros/semana.
  • CampTecnológico: De julio a septiembre. De 7 a 18 años. De 9.00 a 14.00. 225 euros/semana.