Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra frena la salida de La Perla

El presidente regional del PP quiere "tiempo" y "espacio" antes de asumir medidas drásticas

Alberto Fabra, en Alicante.
Alberto Fabra, en Alicante.

Alberto Fabra pide tiempo, y considera que su hoja de ruta para atajar los casos de corrupción requiere fuego lento. No quiere precipitarse, ni adoptar medidas drásticas que no tengan marcha atrás y sean irreversibles. El presidente regional del PP y también presidente de la Generalitat tiene clara la teoría: el que la hace la paga y el corrupto fuera del Grupo del PP.

Pero esa teoría choca con la realidad: las actas tanto de diputado como de concejal son personales, la presunción de inocencia hay que respetarla y la imputación o la apertura de juicio oral no implica una condena. Y en el entorno del presidente de la Generalitat destacan el caso de Vicente Rambla, contra el cual el juez no ha abierto juicio oral. “Si llegamos expulsarle hubiéramos hecho un daño irreparable”, insisten. Con todo, Rambla tiene pendientes otras dos causas.

Pero la consigna es clara: ante las decisiones judiciales que impliquen a políticos del PP hay que poner por en medio tiempo y espacio antes de actuar. El presidente de la Generalitat y del PP regional, Alberto Fabra, se limitó a comentar públicamente, antes de celebrar un acto con empresarios en Alicante, que “la situación” de las exconsejeras Milagrosa Martínez y Angélica Such, que se sentarán en el banquillo por los contratos para Fitur con la trama Gürtel, será “analizada” tanto en el propio partido como en el seno del Consell.

El PP intenta marcar las diferencias entre el caso Blasco y el de las consejeras

Y hasta ahí, las declaraciones oficiales. Fuentes del PP no concretaron si habrá comité ejecutivo regional previo al pleno del Consell del viernes, o si se celebrará alguna otra reunión interna para analizar la situación de la también alcaldesa de Novelda y diputada autonómica, conocida en el PP como La Perla.

Fuentes de la dirección provincial del PP en Alicante explicaron que la citación para el juicio oral comportará la apertura de un expediente contra las implicadas, y que el PP adoptará medidas más severas “solo cuando haya sentencia firme condenatoria, y no antes”.

El portavoz del PP en las Cortes Valencianas, Jorge Bellver, se encargó de marcar diferencias entre el caso del exconsejero Rafael Blasco y de las exconsejeras Martínez y Such. Para Bellver hay “una diferencia sustancial”, ya que para el primero, además de la apertura de juicio oral, había un informe acusatorio de la Abogacía de la Generalitat. Y en el caso de las exconsejeras, los informes de la Generalitat apuntan que “se actuó de acuerdo a la legalidad y que los expedientes se tramitaron perfectamente”, aseguró.

Mientras tanto en el Ayuntamiento de Novelda, cuya vara de mando regenta todavía Milagrosa Martínez, aumenta la presión política y la oposición municipal exige la dimisión de la exconsejera. La alcaldesa mantiene un pulso dentro del equipo de gobierno del PP, donde de los 12 concejales solo cuatro son afines a Martínez y el resto discrepa y quiere moverle la silla.

Ante esta situación, la oposición saca rédito político de la situación de la alcaldesa. El secretario provincial del PSPV, David Cerdán, considera que “la línea roja contra la corrupción de la que presume el presidente, Alberto Fabra, deja fuera a la provincia de Alicante”. Los socialistas en Novelda exigieron a Fabra que actúe “con contundencia” y aparte a Martínez de sus responsabilidades. “Que la alcaldesa se siente en el banquillo es un espectáculo que los noveldenses no se merecen”, aseguró Manuel González, portavoz socialista. El grupo municipal de UPyD en Novelda considera “inadmisible” que Martínez “continúe al frente” del Ayuntamiento. El portavoz de este partido, Armando Esteve, considera que el PP ha “traspasado todas las líneas rojas para atajar la corrupción, ya que consiente que Martínez firme decretos de la Alcaldía mientras se sienta en el banquillo”.

 

Más información