Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fabra justifica la expulsión por “la falta de lealtad al partido”

Fabra dice en Alicante que la decisión no tiene que ver con estar o no imputado

El presidente distingue el caso de Blasco de otros

Sonia Castedo y Alberto Fabra, este domingo en les Fogueres de Alicante.
Sonia Castedo y Alberto Fabra, este domingo en les Fogueres de Alicante.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, fue ayer muy claro sobre la suspensión cautelar de militancia del ex conseller y diputado autonómico Rafael Blasco: “Ha habido una falta de lealtad y de respeto hacia el partido y las instituciones por su parte”, señaló durante su visita a las fiestas populares de Alicante.

Fabra no se anduvo con remilgos cuando se le preguntó por la suspensión de quien el pasado miércoles salió en una tertulia televisiva poniendo en cuestión su liderazgo. “Las personas del PP”, dijo Fabra, “lo que tienen que hacer es mantener tanto la lealtad como la dignidad de lo que representa ser afiliado del PP”.

Rafael Blasco se sentó ante las cámaras imputado por ser el presunto responsable de una trama que supuestamente desvió 8 millones de los fondos de cooperación al Tercer Mundo. La propia abogacía de la Generalitat, personada en el caso, solicita hasta 11 años de prisión para él. En su intervención televisiva, Blasco recordó que el propio Fabra fue imputado en un caso siendo alcalde de Castellón. Ese mismo día, una desconocida Asociación contra la Corrupción, presentó una querella contra Serafín Castellano, consejero de Gobernación y secretario autonómico del PP. En Generalitat sospechan que el diputado está detrás de ella.

Fabra señaló que la decisión del Comité de Garantías y Derechos del PP “no tiene nada que ver la condición de si una persona está imputada o no”. Sin Blasco, la bancada del PP en las cortes valencianas tiene a 8 imputados entre sus filas. Si todos ellos hubieran de salir del grupo como Blasco sin renunciar a su escaño formarían la tercera fuerza política parlamentaria.

Fabra, quien al sustituir a Francisco Camps como presidente abanderó la política de tolerancia cero con la corrupción, no tuvo problemas ayer en dejarse ver o fotografiar con otros imputados en la tradicional traca de las fiestas alicantinas. Se fotografió varias veces con Sonia Castedo, alcaldesa de Alicante imputada en el caso Brugal. E intercambió saludos con Luis Díaz Alperi, ex alcalde alicantino y diputado también imputado. Según Fabra, el caso de Blasco “no es comparable con otras situaciones” y suspensiones como ésta, “depende de actitudes”.

Rafael Blasco ya fue expulsado del PSPV por sospechas de corrupción. Fue conseller con el socialista Joan Lerma y los populares Eduardo Zaplana y Camps.