Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
19ª ASAMBLEA DE IZQUIERDA UNIDA

Antonio Maíllo sale elegido coordinador de IU sin ningún voto de rechazo

El nuevo líder aspira a disputarle al PSOE la hegemonía de la izquierda

Pide "humildad, rigor y coherencia" a los militantes

Antonio Maíllo (con camisa blanca), tras ser elegido coordinador. Ampliar foto
Antonio Maíllo (con camisa blanca), tras ser elegido coordinador.

Antonio Maíllo, de 46 años, militante comunista, licenciado y profesor de Lenguas Clásicas, políglota, director de Administración Local de la Junta, tiene desde ayer el mayor apoyo político logrado nunca por un coordinador general de Izquierda Unida de Andalucía. Su candidatura exprés ha sido enjaretada en apenas cuatro meses, con la complicidad del secretario general del Partido Comunista de Andalucía (PCA), José Manuel Mariscal, y el portavoz parlamentario y coordinador de Málaga, José Antonio Castro, que han ejercido de zapadores.

El resultado de este trabajo de alianzas se vio en la votación de la 19ª asamblea de IU. La lista encabezada por Maíllo al consejo andaluz obtuvo el 83,8%, frente a la liderada por Encarnación Milla, apoyada por la CUT, que obtuvo el 16,1% y que defendió la salida del Gobierno. El consejo es el que elige al coordinador y en esa votación Maíllo obtuvo el 83% de los apoyos y ningún voto de rechazo.

Este dato es el mejor obtenido nunca por un coordinador desde que estos son elegidos por los delegados y no por acuerdo de los partidos y corrientes que integran Izquierda Unida. Pero más allá de las cifras, Maíllo ha logrado en muy poco tiempo insuflar una ilusión en IU inédita desde la época de Convocatoria por Andalucía, el proyecto político social nacido en 1984 liderado por Julio Anguita y que llevó a IU a obtener dos años más tarde su segundo mejor resultado electoral en unos comicios autonómicos.

“No temo para nada la bicefalia”

Primera rueda de prensa de Antonio Maíllo como coordinador y primeras preguntas (alrededor de media docena) sobre si habrá un problema de bicefalia con su antecesor y vicepresidente de la Junta, Diego Valderas. Maíllo no sorprende y niega la mayor. “No temo para nada la bicefalia. En todo caso habrá multicefalia, porque somos muchos, cada uno en su puesto”, respondió.

El nuevo coordinador de IU dijo que él será el interlocutor con el secretario general del PSOE, José Antonio Griñán, y que Valderas llevará la voz cantante en el Gobierno con el también presidente de la Junta.

Valderas potenciará su perfil como vicepresidente, dijo Maíllo, quien encargó a los tres consejeros de IU que “se coman políticamente el programa de gobierno pactado y lo cumplan”. La misión del portavoz parlamentario, José Antonio Castro, cuya negativa a encabezar IU abrió la puerta a Maíllo, será la de “empujar” desde el grupo de IU al cumplimiento del programa electoral.

Maíllo aseguró que el candidato a la Junta se abordará “cuando toque”, meses antes de las elecciones autonómicas previstas en principio para 2016. Como Valderas, tampoco se descartó. Según dijo, el cargo de coordinador no implica que tenga que ser ni “incluido ni excluido” como candidato.

Su misión a partir de hoy es, según dijo, crear una organización adecuada “no solo para seguir gobernando, sino para aspirar a una mayor cuota de gobierno”. IU quiere ser la fuerza hegemónica de la izquierda y disputarle ese terreno al PSOE, aprovechando la caída en picado, según las encuestas, de un sistema político basado en el bipartidismo PP-PSOE. Lo quiere hacer, además, desde la mesa del Consejo de Gobierno de Andalucía donde dirigen tres de las 11 consejerías. Otra cosa es que el PSOE le deje pisarle terreno. En este partido, desde que se aprobó el decreto de la función social de la vivienda de la consejería que dirige Elena Cortés (IU), hay un cierto temor de que sus socios se apunten las buenas noticias del Gobierno, mientras que ellos queden como el partido de los ERE.

El mensaje de Maíllo ante la asamblea, sin leer papeles, se centró en la necesidad de IU de estar “con la gente” y plantear soluciones desde el Ejecutivo. “No nos podemos quedar en la propuesta, sino convertir el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía en un instrumento de resistencia”, comentó.

Repitió varias veces que IU inicia una “nueva etapa” y echó la vista muy atrás para reivindicar lo que supuso Convocatoria por Andalucía cuya seña de identidad era la pluralidad. Maíllo se comprometió a incorporar el discurso feminista y pidió a los suyos trabajar con “modestia, coherencia, humildad y rigor” para dejar de ser “una fuerza simpática que saca el 5% de los votos”. El nuevo coordinador quiere un perfil más urbano de IU e incorporar a los “descreídos” y a los universitarios. Flaco favor le hizo Juan Manuel Sánchez Gordillo, para afianzar esa nueva imagen cuando aseguró en el plenario: “Queremos que la Europa de los mercaderes se vaya al coño de su puta madre”.

La primera prueba electoral de IU serán las elecciones europeas de junio de 2014 donde, según los sondeos, puede dar la sorpresa al ser una circunscripción única. Pero las elecciones a la Cámara de Estrasburgo son también muy traviesas y en ellas el electorado se permite el lujo de elegir a personajes pintorescos. Donde Maíllo puso el acento fue en las elecciones municipales de 2015, en las que, aseguró, “IU debe dar un vuelco”. Para eso necesita fortalecer la débil estructura organizativa de IU y presentar candidaturas en más municipios (en 2011 lo hizo en 549 de los 771).

En la clausura, el coordinador federal, Cayo Lara —al que le precedió en la palabra la exlíder andalucista Pilar González—, destacó la responsabilidad que tiene IU de Andalucía en el proyecto federal: “Aquí no podéis fallar, tenemos todos los ojos sobre vosotros. Si fallamos aquí hacemos fracasar el proyecto completo de IU”. Pero a renglón seguido, se mostró muy crítico con el acuerdo alcanzado por PP y PSOE con vistas al próximo consejo europeo. Lara se preguntó si tras ese pacto se esconde una reforma de las pensiones.

 

Más información