Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vidas paralelas, mentes divergentes

Diego Vasallo y Luis Auserón interpretan ‘Canciones lunáticas’ en Clamores

Diego Vasallo (izquierda) y Luis Auserón en un pasadizo del metro. Ampliar foto
Diego Vasallo (izquierda) y Luis Auserón en un pasadizo del metro.

“Los dos tenemos vidas paralelas, somos fotocopias”, dice Luis Auserón (Zaragoza, 1955) sobre sí mismo y Diego Vasallo (San Sebastián, 1966). Es cierto que las coincidencias abundan en sus historiales: ambos fueron bajistas en destacados grupos (Auserón en Radio Futura, Vasallo en Duncan Dhu), comenzaron la carrera de arquitectura (el donostiarra la dejó en primero, el zaragozano en segundo) y llevan pintando “toda la vida”. Pero basta con escucharles durante unos minutos para concluir que sus caracteres no son tan parecidos, en todo caso complementarios: Auserón es expansivo y hablador (“soy un folclórico”, admite), Vasallo es lacónico, con un punto descreído (“soy muy del norte”, dice). Hasta sus voces como cantantes, que ahora unen en la gira Canciones lunáticas,difieren enormemente, pues el vasco cultiva el susurro aguardentoso y el maño la vehemencia sin estridencia.

El concierto de Clamores será el tercero en su asociación, tras San Sebastián y Santander, ciudad donde surgió Canciones lunáticas. Fue a través de un amigo común que vio posibilidades en esta unión, fraguada en Escenario Santander, “un centro cultural del Ayuntamiento con un escenario cojonudo, locales de ensayo y un estudio de grabación bastante serio”, describe Auserón, que contribuyó al proyecto con los músicos con los que grabó su último disco, Lejos (2012). “Tenemos una banda excelente que nos ha llevado a un terreno muy interesante”, explica Vasallo: “Ellos vienen del rockabilly y del country. En mi caso hemos adaptado mi repertorio a este rollo y funciona muy bien”.

Quieren aclarar que no son dos conciertos, sino uno con dos partes: “No hay silencio: cuando Diego está terminando, yo me uno”, dice el exmiembro de Radio Futura, que cuenta que cantan juntos “a ratos” y que habrá alguna sorpresa en forma de versión.

La sombra de sus grupos previos ha perseguido siempre a los dos. Diego Vasallo, tras tres álbumes con Cabaret Pop y siete en solitario (el último, Canciones en ruinas, de 2010), volverá a colgarse el bajo con Duncan Dhu, en un retorno que en principio solo implicaba una gira hispanoamericana y una recopilación. “Pero le dimos la vuelta a la propuesta, nos hemos involucrado y estamos grabando nuevas canciones para editar en otoño”.

Los hermanos Auserón, por su parte, nunca han contemplado reformar Radio Futura, menos aún tras la muerte de Enrique Sierra el año pasado, pero a finales de este mes se reedita, aumentado, La canción de Juan Perro (1987): “Hace mucho tiempo y me acuerdo de poco. Nuestra vida era muy complicada entonces”, responde Luis a la petición de recuerdos sobre ese álbum: “Lo que más me gusta de la reedición es que incluye un directo que es una caña, suena impresionante”.

En una mesa del Café Comercial, acompañados de una incongruente tapa de callos que no tocan (Vasallo se define como “prácticamente vegetariano”), ambos discuten su relación de amor y distancia con Madrid. “Siempre he estado con un pie aquí y otro en San Sebastián”, dice Diego: “Allí se vive muy bien, de una manera burguesa que para ciertas edades está muy bien. Y tengo tan buen recuerdo de la etapa que pasé en Madrid, que ya no me parece lo mismo, ni la ciudad ni yo”. Auserón vive en la Comunidad (“en el límite con Toledo”), pero dejó la capital hace tiempo: “Cuando llegué a Madrid, con 15 años, me enamoré, me parecía la mejor ciudad del mundo. Ahora estoy muy enfadado, todo el mundo está nervioso y alterado, parece que no cabemos y vamos dándonos codazos”. Parafraseando el título de su canción Es necesaria una navaja, concluye hiperbólico: “Considero que es muy necesario un Kaláshnikov”.

Diego Vasallo y Luis Auserón actúan esta noche a las 21.30 h en Clamores (Alburquerque, 14). 11 euros en venta anticipada y 12 en taquilla.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram