Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro detenidos y cinco policías heridos en una fiesta en Granada

La fiesta organizada por alumnos de Farmacia desbordó las previsiones con 5.000 asistentes

Centenares de jóvenes ocuparon los carriles de la Autovía del 92

Una fiesta habitual organizada supuestamente por la promoción de Farmacia, en Granada, acabó este fin de semana con cuatro detenidos, cinco agentes de la Policía Nacional heridos leves y, lo que es más sorprendente, carriles de la autovía A-92 cortados por la invasión de numerosos asistentes. Además de por los alrededores se concentraron en la propia autovía, algunos de ellos con notable exceso de consumo de alcohol.

Desde la tarde del sábado había problemas en las inmediaciones, pero no fue hasta la noche cuando la Policía Nacional clausuró la fiesta, que tenía aforo para 900 personas y concentró a más de 4.000. En el desalojo se produjeron los altercados por la agresión a los agentes y cuatro personas fueron detenidas por la posible comisión de un delito contra la autoridad.

La fiesta se había publicitado durante semanas. El horario previsto era bastante amplio, desde las 12.00 horas del sábado hasta las 4.00 del domingo, y con la entrada había seis horas de barra libre de cerveza o tinto, almuerzo y una consumición de alcohol, además de música en varios escenarios.

Como se celebraba en la terraza de un hotel situado en el kilómetro 7 de la autovía A-92, en sentido Málaga, había previsto que varios autobuses trasladaran a los asistentes, que también podrían ir en su coche al contar el lugar con aparcamiento. El caso es que las previsiones se desbordaron y la autovía fue invadida por parte de un macrobotellón que era, además, un evidente riesgo para el tráfico en uno de los puntos cercanos de salida y entrada a la capital granadina.

Los jóvenes intentaban cruzar de un lado a otro de la autovía, aunque además de sortear los vehículos tuvieran que saltar la mediana. El motivo es que a un lado estaba una explanada que hace de aparcamiento, y donde muchos dejaron sus vehículos, y en el otro, el local donde se celebró.

Desde el primer momento colaboraron Policía Local, autonómica, Guardia Civil de Tráfico y Policía Nacional para intentar poner control a una situación que supuso un evidente riesgo para los asistentes, los conductores y los propios agentes, que se afanaban en intentar evitar que los jóvenes cruzaran como si lo hicieran por una calle y, al mismo tiempo, controlar el tráfico de la autovía.

Fuentes del 112 Andalucía indicaron a Europa Press que recibieron numerosas llamadas solicitando asistencia para personas ebrias durante el transcurso de la fiesta, que acabó antes de lo esperado por la clausura del local tras contar los agentes miles de entradas pese a no estar permitidas más de 900. La investigación está abierta y los detenidos permanecen en dependencias policiales.