Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

TV-3 recupera las torturas a Jordi Pujol y repasa su consejo de guerra

El documental, que ha costado 128.000 euros, muestra por primera vez el sumario del proceso contra el expresidente

Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat.
Jordi Pujol, ex presidente de la Generalitat.

El ex presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, es reacio a detallar las torturas que sufrió tras els Fets del Palau. Lo hizo ante el periodista Manuel Cuyàs con motivo de la publicación del primer volumen de sus Memorias y lo ha hecho ante Enric Canals con motivo de la emisión del documental Pujol, Catalunya. El consell de guerra. Canals ha logrado para su realización mostrar por primera vez el sumario del proceso contra el expresidente: la detención y los interrogatorios a los detenidos durante el proceso. El documental repasa con entrevistas a los protagonistas las 300 páginas del sumario, que acabaría con Pujol condenado a siete años de prisión, de los que cumplió dos y medio. El expresidente confesó bajo tortura ser el responsable, junto al impresor Francesc Pizón, de dos hojas clandestinas: Us presenten el general Franco y Todos los catalanes son una mierda, en la campaña contra el entonces director de La Vanguardia Luis de Galinsoga.

Pujol prefiere soslayar en el documental las torturas. Se limita a explicar que sus torturadores eran “gente muy profesional y entrenada, que hacen que todo el mundo acabe explicando lo que tenía que explicar”. Rechaza entrar en el detalle: “No me gusta, es desagradable”, se excusa, y al final del documental se explaya: “Hubiera preferido que no me hiciese esta entrevista, pero me he dejado arrastrar. De estas cosas no debemos vanagloriarnos”. El documental ensalza la resistencia de Pujol ante las torturas, en el momento en que el expresidente sentó los cimientos de su carrera política. Explica con detalle el discurso que el líder nacionalista hizo ante el tribunal militar, que el mismo expresidente comenta: “Hice un discurso político”. Fue entonces cuando, según el narrador, “el nombre de Pujol asociado a Cataluña se convirtió en una constante”.

La programación del documental motivó las quejas del Partido Popular, que lamentó los 128.000 euros que ha pagado TV-3 por él. El PP ve además en el programa un intento de ensalzar el apellido Pujol en plena tormenta política y judicial que afecta a dos de sus hijos. De hecho, su emisión se aplazó porque coincidía con la citación a declarar de Oriol Pujol, secretario general de Convergència. El director de TV-3, Eugeni Sallent, justificó en el Parlament su coste al considerar que está en el precio de mercado. Sobre el retraso en su emisión, Sallent argumentó que quería “aislar” el documental de la “polémica” judicial.