Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
JOSÉ LUIS JAUDENES / FISCAL DE EXTRANJERÍA

“Lo mejor es cerrar el CIE de Algeciras”

El fiscal dice que "la emigración es un atractivo"

José Luis Jaudenes, fiscal de Extranjería de Algeciras. Ampliar foto
José Luis Jaudenes, fiscal de Extranjería de Algeciras.

José Luis Jaudenes lleva 12 años en la fiscalía de Algeciras examinando los viajes en el Estrecho, la desesperación de los que lo atraviesan arriesgando sus vidas y la frialdad de los que organizan esas expediciones.

Pregunta. ¿Está habiendo un repunte de la inmigración clandestina en los últimos meses?

Respuesta. Hay datos que así lo muestran, como el número de ingresos en los centros de internamiento, los delitos relacionados con la inmigración clandestina o la entrada de menores no acompañados.

P. ¿A qué lo atribuye?

R. Cuando hay una situación de pobreza, la emigración es un atractivo más. Desde Tarifa se ve Marruecos, y desde Marruecos se ve Tarifa. Allí ven nuestras televisiones. Se sienten tentados a venir. También conocen personas que se han quedado a vivir. Y eso es un acicate. Además hay organizaciones criminales sin escrúpulos y, si tienen que usar el engaño sobre la situación que hay en España, lo hacen.

P. ¿Han cambiado los viajes?

R. Sigue habiendo embarcaciones neumáticas, y también hinchables, que son muy peligrosas. No es algo nuevo pero ahora se nota más. Además, la gente que entra en bajos de camiones, de autobuses… muchos menores.

P. ¿Qué destino les aguarda a esos menores no acompañados?

R. Cuando se corrobora que son menores, son ingresados en centros abiertos. El 75% se termina yendo a los pocos días, en cuanto contactan con algún familiar. Su destino suele ser las grandes ciudades u otros países, donde creen que pueden conseguir un trabajo. Los que se quedan son a los que podemos ayudar. Con formación profesional y aprendizaje del español.

P. En su anterior memoria, alertó de la masificación del Centro de Internamiento (CIE) de Algeciras. ¿Cómo sigue?

R. Tiene dos sedes. Una en la Isla de las Palomas,de Tarifa, que es aceptable; y otra, en la cárcel vieja de Algeciras. Aquí se van haciendo reformas pero no deja de ser un edificio carcelario. Los internos no están cómodos, los patios son pequeños. No se trata mal a las personas pero las instalaciones son horripilantes. No quisiera estar allí. Lo mejor sería cerrarlo.